.

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

Un estudio realizado por las universidades Calgary y Virginia, en colaboración con investigadores de los laboratorios Procter & Gamble, que se publicarán en noviembre en la «American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine», ha retratado por primera vez la respuesta del genoma humano ante el rinovirus –principal causante del constipado– y confirmado que la respuesta exagerada del sistema inmune a los virus, no el virus en sí, es la causa de sus síntomas.

Según el investigador de P&G Lynn Saltar, uno de los autores del estudio, ha destacado que los resultados han demostrado que, tras la infección por rinovirus, el cuerpo «desarrolla síntomas de resfriado porque parte de nuestro sistema inmune se encuentra desbordado».

«Los resultados son importantes porque nos proporcionan un modelo para el desarrollo del tratamiento idóneo del resfriado, que permite por un lado, mantener la respuesta antiviral del cuerpo y por otro, normalizar la respuesta inflamatoria», señaló el experto.

En concreto, el estudio ha identificado varias categorías de dianas terapéuticas que podrían equilibrar la respuesta inmune y así reducir al mínimo los síntomas durante una infección, incluso conducir a tratamientos que puedan prevenir el contagio.

CULPABLE TAMBIÉN DEL ASMA Y LA EPOC

Según advierte el profesor del Departamento de Fisiología y Biofísica de la Universidad de Calgary David Proud, principal autor del estudio, el rinovirus es «la principal causa del resfriado común, pero también es un importante patógeno en enfermedades más graves, como el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)».

«Los resultados de este estudio son un gran avance hacia unas estrategias más precisas de prevención y tratamiento del resfriado común y además actúa como una valiosa hoja de ruta para la comunidad científica especializada en enfermedades respiratorias», apuntó.

Los resfriados comunes son causados por alrededor de 200 virus diferentes. De entre ellos, los rinovirus, causan entre el 30 y el 50 por ciento de todos los resfriados. Debido a la gran complejidad de la nuestra respuesta inmunitaria, la investigación ha sido un proceso largo y han sido necesarios estudios previos para analizar sólo la respuesta a la infección en un número determinado de genes.