.

La mayor parte de las reclamaciones son de compradores con problemas económicos

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

La Federación de Usuarios Consumidores Independientes (Fuci) recibió un total 4.023 reclamaciones (13 diarias) y 17.450 consultas (58 diarias) relacionadas con la vivienda, de las que el 68% son relativas a la compraventa de inmuebles y el resto a arrendamiento, informó hoy la organización.

Fuci indicó que son cifras “muy similares” a las de años pasados, aunque prevalecen las consultas y reclamaciones de quienes han comprado una vivienda en construcción, cuyo plazo de entrega está próximo y que se encuentran con numerosos problemas económicos debido a la crisis inmobiliaria.

En concreto, el 28% de las reclamaciones recibidas correspondieron a compradores que cuando formalizaron el contrato privado reunían todos los requisitos para obtener la financiación necesaria y que ahora no les conceden el préstamo hipotecario para subrogarse en la hipoteca.

Asimismo, el 24% de las quejas procedían de los consumidores que, cuando son llamados a firmar la escritura pública de compraventa y, aún concediéndole la hipoteca prevista, detectan que sus ingresos no les permiten asumir el pago de la misma por las constantes subidas de los tipos de interés.

El 19% de las quejas correspondían a usuarios que, una vez firmado el contrato de compra, pensaban asumir parte del pago con el dinero obtenido por la venta de otra vivienda, normalmente la habitual, operación que finalmente no han podido realizar.

Por otro lado, el 21% de las consultas tenían como objetivo resolver el contrato de compraventa por el incumplimiento de las obligaciones del promotor, mientras que el 8% eran compradores que intentaban resolver el contrato, al detectar que el propio promotor vende pisos similares, incluso dentro de la misma promoción, a un precio más barato.

En todos estos casos, el problema para los consumidores es similar ya que las promotoras no devuelven las cantidades entregadas a cuenta alegando incumplimiento de contrato por parte de la parte compradora.

Así las cosas, se quedan con penalizaciones excesivas o, en el peor de los casos, con todo el dinero bajo la amenaza de demandar al comprador para exigirle el cumplimiento íntegro del contrato.

La Presidenta de Fuci, Agustina Laguna, recuerda que “éstos han de ser previamente estudiados para ver si procede resolverlos de manera unilateral. El problema es que en muchos contratos se faculta a la promotora sin ningún tipo de penalización, por lo que es imprescindible exigir la reciprocidad en las condiciones de las dos partes y la prohibición de cláusulas abusivas”.