.

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

Las familias españolas, que sufren cada vez más para llegar a fin de mes, tienen previsto seguir recortando sus gastos en los próximos meses, según indica un estudio de la empresa de investigación de mercados GfK.

El estudio, elaborado a partir de la información obtenida en mil hogares españoles entre el 20 y el 24 de octubre, mide mensualmente la intención de gasto futuro en 22 categorías de productos y servicios.

En el mes de octubre, los resultados fueron peores que en el mes de septiembre, puesto que sólo los productos de alimentación y limpieza del hogar reflejaron una evolución positiva, mientras que el resto de artículos experimentó un retroceso, lo que supondrá un recorte en el consumo de las familias en los meses sucesivos.

Según los datos del estudio, en alimentación todos los grupos familiares incrementarán su gasto, especialmente en Canarias, Madrid y Barcelona, mientras que en la categoría de limpieza del hogar el aumento no se registrará en el segmento de jóvenes que comparten piso ni en el de residentes en la zona noroeste de España (A Coruña, Pontevedra, Lugo, Orense, Asturias y León).

Este mismo grupo de edad, comprendido entre los 15 y los 24 años, en cambio, se mostró poco favorable a reducir su consumo de textiles, calzado, artículos de cuidado personal y telefonía móvil.

En cuanto a las provincias, las dos de Canarias (Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife), seguidas de La Coruña, Pontevedra, Lugo, Orense, Asturias y León, serán en conjunto las que más ajusten su gasto en el futuro, mientras que Barcelona, Gerona, Lérida, Tarragona, Huesca y Zaragoza serán las que más compras hagan.

En la lista de productos y servicios con peores perspectivas para los próximos meses, se encuentran en las últimas posiciones las categorías de vehículos, electrodomésticos, aparatos electrónicos, vivienda y productos financieros, que experimentan caídas desde junio.

De acuerdo con GfK, la evolución negativa de los resultados del estudio se debió principalmente al hecho de que los entrevistados reconocieron que les costaba más llegar a fin de mes (62%) y que no podían ahorrar por la subida de precios (75%).