.

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

El 37,9 por ciento de las mujeres españolas asegura que necesitaría dormir más, aunque son sobre todo aquellas que tienen entre 30 y 49 años las que valoran peor su descanso diario, según el estudio sobre hábitos de salud e higiene íntima de la mujer, realizado por la Sociedad Española de Ginecológica y Obstetricia (SEGO) y Ausonia.

En cuanto a los motivos, el 53,2 por ciento lo achacan principalmente a preocupaciones familiares, principalmente las mujeres a partir de los 40 años; el sueño ligero y falta de confort térmico fueron dos causas señaladas por el 41 por ciento y el 38,2 por ciento, respectivamente; el llanto de los niños al 43 por ciento, siendo sobre todo al grupo de mujeres de entre 30 y 39 años; mientras que el ruido de los vecinos, el tráfico o los ronquidos de familiares afecta al 34,3 por ciento de las encuestadas, y las preocupaciones laborales afecta al 29,2 por ciento, principalmente en las mujeres entre 20 y 49 años.

Asimismo, el 30 por ciento de las mujeres indica dormir, de ellas un 18,8 por ciento afirmó hacerlo cada día y un 11,4 por ciento sólo los fines de semana. Por comunidades las que más duermen la siesta son las de Comunidad Valenciana, Murcia y Aragón, que superaron el 42 por ciento, mientras que en el área de Asturias, Cantabria, La Rioja y Navarra no llega al 17 por ciento.

En cuanto a la duración de la siesta, el 57 por ciento duerme entre 15 y 45 minutos y un 15,4 por ciento más de 1 hora. Aunque, se puede observar que el tiempo medio dedicado a la siesta es de 52 minutos y que se trata de un hábito extendido sobre todo en las mujeres de más de 20 años, aunque se ha observado que el tiempo dedicado es mucho menor en estos grupos de edad que en las mujeres jóvenes de 12-19 años que hacen la siesta.

Por otra parte, el 55,9 por ciento de las mujeres consideraron su tiempo de descanso es el adecuado para llevar una buena actividad diaria y sólo en el 5,2 por ciento de los casos confirmaron que dormían al día más de lo necesario.

Fijar un horario estable para ir a la cama y para despertarte; un dormitorio cómodo y bien ventilado; al menos 15 minutos de siesta al día; una postura física correcta, y ropa cómoda; realizar ejercicio moderado con regularidad; y establecer una rutina placentera antes de acostarte, son hábitos que pueden ayudar a un buen descanso.

Asimismo, los expertos desaconsejan dormir durante el día, tomar estimulantes y las cenas copiosas. Al tiempo que recuerdan que no se debe forzar el sueño, ni recurrir a las pastillas para dormir.