.

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advirtió hoy de la presencia en el mercado de «numerosos» juguetes «inseguros» o que no cumplen la ley debido a problemas en el etiquetado, por tener elementos peligrosos, generar ruido estridente o estar compuestos de sustancias tóxicas, y aconsejó a los padres «extremar las precauciones» de cara a Navidad.

La asociación de consumidores ha realizado un estudio sobre la seguridad de los juguetes junto a otras organizaciones de Bélgica, Italia y Portugal. En concreto, se analizaron 77 juguetes adquiridos en el mercado europeo, de los que 23 provenían de comercios españoles.

La conclusión «más alarmante» para la OCU es que «sólo 43 de ellos pueden considerarse totalmente seguros». De los comprados en España, «sólo 11 de 23 juguetes no presentan ningún riesgo para los niños», lo que, según la asociación de consumidores, «pone en evidencia la inseguridad de numerosos juguetes y su falta de conformidad a la ley».

Los resultados fueron comunicados a los fabricantes, que en algunos casos retiraron los juguetes en cuestión, pero que en otros casos respondieron facilitado «certificados de sus juguetes incompletos o contradictorios o buscando excusas inconsistentes para justificarse», critica la OCU.

La organización de consumidores recuerda que los servicios de inspección autonómicos y municipales tienen una labor de vigilancia y control fundamentales y que deben llevar a cabo la retirada de aquellos juguetes inseguros y sancionar a sus distribuidores, en caso necesario.

En este sentido, la OCU ha trasladado los resultados de este análisis al Instituto Nacional de Consumo y a la Comunidad de Madrid para que, tras las comprobaciones que sean necesarias, retiren del mercado cualquier juguete que pueda poner en peligro la seguridad de los niños de cara a la campaña de Navidad.

Además, aconseja a los padres extremar las precauciones, y tomar una serie de medidas como adquirir juguetes adecuados a la edad de los niños, leer las advertencias de peligro y las instrucciones junto con los niños, guardar la identificación del fabricante o importador, revisar cada cierto tiempo el estado del juguete y reclamar en caso de problemas.