.

BRUSELAS, 10 (EUROPA PRESS)

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) informó hoy de que no ve riesgos para la salud por la ingesta de carne de cerdo contaminada por dioxinas procedente de Irlanda, según un dictamen urgente remitido este miércoles a la Comisión Europea.

Tras el estudio de varios escenarios posibles –con distintos niveles de consumo, concentración de dioxinas y durante 90 días (periodo estimado en que fue comercializada la carne)–, los expertos consideran que solo en casos extremos por consumo diario de carne “100% contaminada” durante el periodo máximo, las defensas del cuerpo se reducirían, pero “no llevaría necesariamente a efectos adversos en la salud”.

En el caso “más probable” de los analizados, con un consumo diario de carne porcina “contaminada en un 10%” y con la mayor concentración de dioxina, el tiempo en que la toxina está presente en el cuerpo “aumenta aproximadamente un 10%”. A juicio de EFSA, este porcentaje no debe suponer “ninguna preocupación”.

Bruselas solicitó el pasado día 8 que la agencia de seguridad alimentaria se pronunciara sobre los riesgos para la salud que podría acarrear la ingesta de la carne de porcino contaminada detectada en Irlanda.

A pesar de que la alerta surgió por carne y productos porcinos, el pienso que estaría en el origen de la contaminación también fue distribuido en hasta 38 explotaciones bovinas irlandesas, según informaron ayer las autoridades irlandesas.

El dictamen científico emitido este miércoles se refiere únicamente a la carne de cerdo y no a la bovina, pero la portavoz europea de Salud, Nina Papadoulaki, advirtió horas antes de hacerse público el informe de que “el efecto (negativo) en la dieta de vacuno es menor que en la de porcino” y descartó que “haya un riesgo inmediato para la salud”.

En rueda de prensa este miércoles, Papadoulaki también precisó que las autoridades irlandesas informaron al Ejecutivo comunitario de “los nuevos descubrimientos y las nuevas medidas adoptadas”, que incluían la retirada de la carne de la cadena alimentaria. Unas explicaciones con las que la Comisión se da por “satisfecha”.

Las autoridades británicas también remitieron a Bruselas la información sobre las nueve explotaciones porcinas en Irlanda del Norte en las que se localizó pienso contaminado. Reino Unido ha “bloqueado” las nueve granjas y “está realizando controles” en las mismas, explicó la portavoz comunitaria.