.

Dicen que el consumo de fruta, verdura o cereales, así como de vino o aceite de oliva, podría descender en España por la subida de precios MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

La Fundación Española de la Nutrición (FEN) advierte de que la reducción del uso de productos fitosanitarios que propone para el campo la Unión Europea (UE), podría provocar “un fuerte cambio en la oferta de alimentos o en el precio de los mismos” que, a su juicio, llevaría al consumidor a “alejarse de la Dieta Mediterránea” y a sustituir por otros productos frutas, legumbres y verduras, manifestó hoy el director gerente de la FEN, José Manuel Ávila Torres.

En estos momentos, la UE estudia una directiva para regular el uso sostenible de los productos fitosanitarios y del reglamento que sustituirá la Directiva 414/91 sobre comercialización y autorización de estas sustancias, que contempla su reducción. El objetivo es publicar el texto en junio y que entre en vigor en diciembre de 2010.

Para Ávila Torres, la puesta en marcha de esta nueva normativa que busca limitar el uso de fitosanitarios en el campo europeo podría generar “un descenso en la oferta de productos básicos y necesarios en la Dieta Mediterránea, como son la fruta, la verdura o los cereales”, así como otros productos, como vino o aceite de oliva.

“Entendemos que, con la eliminación de los fitosanitarios en el campo, habría una disminución de oferta y como consecuencia, un aumento del precio de los mismos, por lo que, tanto la población como las empresas dedicadas a la hostelería o el “catering”, podrían cambiar estos alimentos por otros más baratos”, apuntó el experto.

SE EMPOBRECERÍA LA ALIMENTACIÓN

A su entender, renunciar a productos como la fruta, la verdura o las legumbres redundaría en “un empobrecimiento de la alimentación” que nos alejaría de la Dieta Mediterránea y que , en consecuencia, redundaría en el aumento de problemas de salud como la obesidad o las enfermedades cardiovasculares, tanto en adultos como en menores.

“Nos estamos alejando cada vez más del patrón medio de Dieta Mediterránea porque estamos consumiendo cada vez menos hidratos de carbono y menos fibra y principalmente estos productos son ricos en ambas sustancias”, lamentó Ávila Torres, quien recordó que, a pesar de que “un tomate de invernadero tiene menos sabor que otro de huerta, su valor nutricional en una dieta variada es el mismo”.

Recordó que la carencia de vitaminas y minerales en el organismo está detrás de muchas enfermedades, como la anemia megaloblástica o los defectos en el feto en embarazadas, generados por falta de ácido fólico; la anemia ferropénica, por falta de hierro, o los déficits inmunológicos y alteraciones en el crecimiento durante la infancia, generados por carencias de zinc. Muchas de estas sustancias están presentes en frutas, verduras, frutos secos y cereales.

En 2006, la dieta de los españoles fue deficitaria en cereales, verduras, hortalizas, frutas y leguminosas, además de presentar carencias de cinc, ácido fólico y hierro, según el estudio presentado la semana pasada por el Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino.