.

Casi el 35% de estas personas echa en falta la recomendación del médico acerca de la fitoterapia

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

Uno de cada tres españoles consume plantas medicinales de forma habitual, aunque cerca del 35 por ciento estaría más seguro si las recomendara el médico, según muestran los datos de un estudio elaborado por el Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO), con motivo de su décimo aniversario.

Además, sólo uno de cada diez consumidores habituales de plantas medicinales lo hace inducido por su médico (10,8%) o su farmacéutico (9,3%). En este sentido, los expertos señalan que sólo los farmacéuticos cuentan en su formación académica reglada con diversas asignaturas relacionadas con la fitoterapia.

Los resultados del estudio revelaron también que la decisión del 31 por ciento de las personas está condicionada por poseer un mayor conocimiento de las propiedades de las plantas, mientras que el 21 por ciento requiere que la eficacia esté demostrada.

Por edades, los datos muestran que los mayores de 51 años son los mayores consumidores, mientras que por comunidades autónomas los residentes en el País Vasco recurren a la fitoterapia con más frecuencia. Asimismo, las personas con menos estudios son quienes más depositan su confianza en el médico para consumir o no plantas medicinales.

Por otro lado, la encuesta reveló que más de la mitad de los no consumidores no utiliza plantas porque dice no necesitarlas, pero un 4,5 por ciento admite que sólo toma lo que le recomienda su doctor.

Otra razón para no tomar plantas medicinales es el desconocimiento sobre su existencia. Los datos señalan que el 18 por ciento de los jóvenes no conocen sus efectos, mientras que por comunidades son los residentes en País Vasco (17%), de Cataluña y Madrid (16% en ambos casos), quienes tienen menos conocimientos.

El miembro de la junta directiva de Infinito, Bernat Vanaclocha, lamentó que «hay poca predisposición por parte del médico a prescribir fitoterapia, e incluso desconoce que una buena parte de los medicamentos son de origen vegetal, lo que se debe, entre otros factores, a que no se estudian, por lo general, en las facultades de Medicina».

En este sentido, destacó que «en países como Alemania o Francia no sólo hay conocimiento del médico sino que algunos preparados de plantas medicinales, como el hipérico, se recetan con más frecuencia que los preparados de síntesis equivalentes».