.

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) denunció hoy que fabricantes y distribuidores aumentaron «inmediatamente» el precio de los alimentos cuando el barril de petróleo alcanzó los 150 dólares, pero que una vez hundido el precio del crudo y de otras materias primas, éstos no aplicaron los descensos en el precio final de los alimentos.

Según un estudio de la OCU, entre noviembre de 2006 y mayo de 2008, todos los alimentos de marcas conocidas subieron su precio, como es el caso del aceite de girasol (47%), harina (46%), margarina y mayonesa (28%), leche condensada (23%) y leche UHT (18%). Sin embargo, en diciembre de 2008, con el petróleo a 46 dólares por barril y el IPC en caída desde junio (-0″8) sólo 4 de los 16 productos bajaron de forma significativa.

Además, el informe refleja que los productos de marca blanca, que copan ya un 32% de las ventas del sector de gran consumo (alimentación, droguería y perfumería) se encarecieron más en el periodo del estudio (noviembre 2006-mayo 2008). En concreto, su precio se incrementó un 8% más que los del fabricante.

También las bajadas, cuando se produjeron, resultaron más notables. A pesar de esto, las marcas blancas siguen siendo una opción muy económica. «De hecho, comprando con marcas blancas, se puede ahorrar hasta un 37% en la cesta de la compra», aseguró la OCU.

Por último, la organización añadió que el precio de un alimento no está siempre ligado al de la materia prima, al constatar que algunos productos derivados de la misma materia prima, (por ejemplo del trigo), como las magdalenas, redujeron su precio; otros, como el pan de molde, continuó subiendo por un tiempo mientras el precio del trigo panificable descendía en los mercados.