.

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

Casi el 15 por ciento de las parejas españolas en edad fértil tienen problemas a la hora de concebir un hijo de manera natural, además más de 800.000 parejas son infértiles y el número de nuevos casos crece a un ritmo de 16.000 al año, según señalaron ayer expertos reunidos en las jornadas Temas Actuales de Reproducción Asistida, celebradas hasta hoy en el Hospital Santa Cristina de Madrid.

Durante el encuentro, organizado por la Fundación Ginefiv y la Fundación de Investigación y Docencia en Obstetricia y Ginecología, se han analizado las técnicas más novedosas de fertilidad, así como los principales avances en métodos diagnósticos de los problemas de infertilidad.

En la sesión dedicada al ovario y a su tratamiento, la coordinadora de ginecología de la clínica Ginefiv, la doctora Victoria Verdú, explicó que al menos un 20 por ciento de las mujeres que acuden a la clínica presentan una respuesta ovárica escasa en el marco de una hiperestimulación ovárica controlada para tratamientos de reproducción asistida.

Estos casos se pueden dividir en tres: bajas respondedoras inesperadas, que son jóvenes con la hormona foliculoestimulante (FSH) normal; pacientes con fallo ovárico precoz, que son las pacientes jóvenes con FSH alterada y las pacientes con edades comprendidas entre los 39 y 40 años. Este último grupo, aseguró Verdú, comienza a aumentar ya que «las pacientes con edad avanzada cada vez renuncian menos a la posibilidad de tener hijos».

Para controlar la baja reserva de óvulos se utilizan estrategias diagnósticas como los marcadores hormonales, la FSH Basal o el Estradiol Basal, que ayudan a predecir si esta reserva es o no baja, y los marcadores ecográficos permiten hacer un recuento de los folículos antrales.

Además, se pueden utilizar las estrategias clínicas que se basan en protocolos de estimulación con altas dosis de gonadotropinas o protocolos suaves de medicación. En las estrategias con medicación coadyuvante se puede administrar la hormona del crecimiento, que interviene en el desarrollo folicular, estrógenos por vía oral o con parches, o bien realizar una androgenización ovárica.

Por último, la estrategia en laboratorio pasa por la realización de una Fecundación in Vitro convencional (FIV), realización de un cultivo largo o la realización de un Hatching con aspiración de fragmentos.

TÉCNICAS DE FECUNDACIÓN

El 20 por ciento de las parejas estériles de origen desconocido presentan un fallo de fecundación tras una Fecundación in Vitro (FIV), según explicó la ginecóloga de la clínica Ginefiv, la doctora López Martínez, que abordó las aplicaciones de la Inyección Intracitoplasmática (ICSI) y FIV, así como las diferencias que hay entre ellas.

La diferencia reside en la forma de fertilizar el ovocito: en la FIV se selecciona el espermatozoide que fecundará el ovocito y en la ICSI se inyecta un espermatozoide móvil dentro del citoplasma del ovocito. Así, señaló López, que «el porcentaje de óvulos fecundados por ICSI es mayor que por FIV», siendo esta última sobre todo indicada en casos de endometriosis, embarazos previos o disfunción ovárica en la mujer, y en casos de morfología espermática en el hombre.

Por tanto, se recomienda una fecundación con ICSI «si ha fallado la FIV, si hay alteraciones genéticas, si hay ovocitos vitrificados o si el hombre presenta problemas graves de esterilidad o semen de eyaculados infecciosos», aconsejó.

Otra opción es la donación de ovocitos, una técnica que «está aumentando por el retraso reproductivo de la mujer, así como por la ampliación de sus indicaciones y los excelentes resultados obtenidos», señala la ginecóloga de la clínica Ginefiv, la doctora González Villafáñez.

No en vano, «la tasa de gestación por transferencia es del 50 por ciento y en las mujeres mayores de 40 años multiplican por 7 las posibilidades de embarazo», añadió. Las donantes deben reunir una serie de requisitos como tener una edad comprendida entre los 18 y los 35 años, tener un buen estado físico y psíquico, poseer una máxima similitud fenotípica con la receptora y no tener más de 6 hijos de un donante. Además, esta donación debe ser anónima y no lucrativa.

Esta técnica está indicada en caso de fallo ovárico primario (ausencia de menstruación), fallo ovárico prematuro (cese de la función ovárica antes de los 40 años) y por fallo ovárico secundario o menopausia. Además, la donación de óvulos está indicada «en el caso de haber fallado una FIV, por alteraciones genéticas o si la paciente presenta ovarios inaccesibles para FIV».