.

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

Un mayor número de horas de televisión durante la adolescencia aumenta el riesgo posterior de depresión, sobre todo en los hombres, según un estudio de la Universidad de Pittsburgh en Estados Unidos que se publica en la revista «Archives of General Psychiatry». Los autores señalan que los mensajes transmitidos por los medios podrían reforzar la agresividad y otras conductas de riesgo, interferir con el desarrollo de la personalidad o inspirar miedo y ansiedad.

Según los investigadores, el desarrollo de depresión en la adolescencia podría comprenderse como un proceso multifactorial, biológico, psicológico y social, en el que influyen factores protectores y de riesgo como el temperamento, la herencia genética, la crianza, la vulnerabilidad cognitiva, estresares como los traumas y la pobreza, así como las relaciones interpersonales. La exposición a los medios es otra posible influencia ya que los adolescentes pasan una media de entre ocho y una hora y media al día expuestos a los medios electrónicos.

Los autores del trabajo emplearon datos de la Encuesta Longitudinal Nacional de Salud Adolescente para determinar la exposición a los medios electrónicos entre 4.142 adolescentes que no tenían depresión al iniciar el estudio en 1995. Se les preguntaba cuántas horas pasaban a la semana viendo la tele o películas de vídeo, jugando con videojuegos o escuchando la radio. La encuesta se realizó antes de que los DVD o Internet se hubieran extendido entre la población.

Los adolescentes dijeron que pasaban al día una media de 5,68 horas de exposición a los medios, incluyendo 2,3 horas de televisión, 0,62 horas de vídeos, 0,41 horas de videojuegos y 2,34 de radio.

Siete años después, los participantes tenían una media de 21,8 años cuando volvieron a ser examinados. Un 7,4 por ciento de ellos habían desarrollado síntomas de depresión. Los participantes tenían mayores posibilidades de desarrollar depresión durante el seguimiento por cada hora extra diaria de televisión vista. Además, aquellos que veían más la televisión eran los que tenían más posibilidades de desarrollar depresión.

Según los investigadores, la exposición a los medios podría influir en el desarrollo de los síntomas de la depresión a través de muchos mecanismos diferentes. El tiempo que se pasa con los medios electrónicos podría reemplazar el que se pasa en otras actividades sociales, intelectuales o atléticas que podrían proteger contra la depresión. Además, la exposición a los medios por la noche podría alterar el sueño, algo importante para el desarrollo normal cognitivo y emocional.