.

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

Siete de cada diez euros del gasto de la compra corresponde a marcas de fabricante, según la asociación española de fabricantes de productos de marca Promarca, que subrayó que la gran mayoría de los españoles elige marcas de fabricante frente a las de la distribución, conocidas como «marca blanca», a pesar del actual contexto económico.

Dicha asociación defendió la libre competencia y el derecho fundamental del consumidor a elegir libremente y abogó por corregir cualquier interferencia sobre ese derecho que limite las opciones del consumidor.

Promarca subrayó que el derecho a la libertad de decisión del consumidor a la hora de comprar es «actualmente incuestionable» y consideró que las marcas de la distribución y de los fabricantes, que suponen aproximadamente el 5% del Producto Interior Bruto (PIB), deben convivir en los puntos de venta en condiciones de libre competencia.

De hecho, según la asociación, el único agente del mercado con autoridad para determinar el éxito o el fracaso de un producto es el consumidor con sus decisiones de compra.

El presidente de Promarca, Ignacio Larracoechea, afirmó que tanto los fabricantes como las empresas de la distribución «han de trabajar en la misma dirección» y poner a disposición del consumidor las mejores opciones del mercado y «permitir que pueda decidir con libertad».

Para Promarca, tanto las marcas y sus fabricantes como las empresas de distribución realizan una labor complementaria en el mercado, y el trabajo de ambas resulta indispensable para el correcto desarrollo de la economía y para satisfacer las necesidades del consumidor.

«En el contexto económico actual se hace más necesario que nunca que todos los agentes del mercado compartamos un objetivo común: la búsqueda de la satisfacción al cliente con una oferta de calidad, cada vez más variada y completa, y a los costes más bajos posibles», añadió Larracoechea.

Promarca insistió que la coexistencia de diferentes marcas de un mismo producto en los establecimientos obliga a las compañías a la búsqueda y el desarrollo constante de productos cada vez más novedosos y ajustados a las necesidades de los consumidores, en los que prime la calidad.

En definitiva, según Promarca, dicha coexistencia fomenta la libre competencia entre enseñas, lo que deriva en costes de la cesta de la compra más atractivos para el consumidor final.