.

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

El uso de lentes de contacto mejora en un 80 por ciento la calidad visual de los niños miopes, y en los niños con hipermetropía, astigmatismo y estrabismo se consigue que lleven la corrección óptica adecuada todo el día, según muestran los resultados de un estudio realizado por expertos de Vistaoptica a un grupo de 250 niños entre 7 y 14 años, informó hoy la empresa en un comunicado.

Según destacaron, el uso de lentes de contacto en niños puede mejorar la calidad de visión además de ofrecer seguridad para que los más pequeños practiquen actividades deportivas y autoconfianza en niños con edades preadolescentes que, en ocasiones, pueden sentirse acomplejados por el hecho de usar gafas.

Los expertos señalan que entre los 7 y los 14 años es le período más estable y, por tanto, ideal para introducir al niño en el hábito de las lentes de contacto. A pesar de esto, la contactología pediátrica incluye hasta los 14 años y diferencia dos grupos: desde el nacimiento y hasta los 7 años –en este grupo las lentes de contacto se sugieren para uso terapéutico o para prevenir anomalías como la ambliopía– y desde los 7 a los 14 años, en el que las lentes de contacto se utilizan para corregir defectos refractivos.

El director general de Vistaoptica, Guillem Bosch, señaló que «a los niños con déficit visual el ser usuarios de lente de contacto los ayuda y mucho, sin ningún tipo de duda, a mejorar su calidad de vida y de aprendizaje».