.

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

Los hombres que consumen más vitamina C parecen menos propensos a desarrollar gota, un tipo doloroso de artritis, según un estudio de la Universidad de British Columbia en Canadá que se publica en la revista «Archives of Internal Medicine».

Los investigadores, dirigidos por Hyon K. Choi, examinaron la relación del consumo de vitamina C y la gota en 46.994 hombres entre 1986 y 2006. Cada cuatro años los hombres completaban un cuestionario dietético y se registraba su consumo de vitamina C a través de la dieta o los suplementos. Cada dos años estos participantes informaban sobre si habían sido diagnosticados o habían sufrido síntomas de gota.

Durante el seguimiento de 20 años desarrollaron gota 1.317 hombres. En comparación con los hombres que consumían menos de 250 miligramos de vitamina C al día, el riesgo relativo de gota era un 17 por ciento menor en los que tomaban diariamente entre 500 y 999 miligramos, un 34 por ciento menor en los que consumían entre 1.000 y 1.499 miligramos y un 45 por ciento menor en los que tomaban 1.500 miligramos o más.

Según los autores, por cada aumento de 500 miligramos en el consumo diario de vitamina C, el riesgo de gota parecía disminuir un 17 por ciento. En comparación con los hombres que no tomaban suplementos, aquellos que tomaban entre 1.000 y 1.499 miligramos suplementarios de vitamina C al día tenían un 34 por ciento menos de riesgo de gota y los que tomaban suplementos de 1.500 miligramos al día un 45 por ciento menos de riesgo.

Los investigadores señalan que la vitamina C parece reducir los niveles de ácido úrico en la sangre. La acumulación de este componente natural del organismo puede formar depósitos de cristal alrededor de las articulaciones y producir dolor, inflamación y dilatación asociados a la gota. La vitamina C podría afectar a la reabsorción del ácido úrico por los riñones, aumentar la velocidad en la que éstos funcionan o proteger contra la inflamación, aspectos que podrían reducir el riesgo de gota.

Según los científicos, dado el perfil de seguridad general asociado al consumo de vitamina C en los rangos presentes en el estudio, su consumo podría ser una opción útil para prevenir la gota.