.

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Un 70 por ciento de los más de 3,5 millones de españoles que padecen diabetes tipo 2 no tienen un control óptimo de su enfermedad, tanto los niveles de azúcar como los de hemoglobina, según destacó hoy el presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Benjamín Abarca, en el marco de la presentación de la presentación del curso «Qué actitud seguir ante el paciente diabético tipo 2».

El cuidado de la diabetes tipo 2 no sólo se trata de vigilar su glucosa en sangre, sino también de mantener unas cifras adecuadas de presión arterial y colesterol, deshabituar a los fumadores, potenciar el ejercicio físico, fomentar una dieta adecuada, y estar alerta ante la aparición de posibles complicaciones.

En el ámbito hospitalario únicamente se encargan de los diabéticos tipo 1 en tratamiento con insulina y de algunos casos tipo 2 por lo que, aunque «no es necesario buscar culpables» de esta falta de control, el doctor Abarca insistió en la importancia de los médicos de Atención Primaria en el cuidado de la diabetes ya que se encargan de controlar a estos pacientes en un 90 por ciento de los casos.

A su juicio, el papel de estos profesionales debe centrarse en promover hábitos de vida saludables y vigilar que los pacientes cumplan con el tratamiento. Según añadió el coordinador del Grupo de Cardiovascular de SEMG, Carlos Miranda, el incumplimiento terapéutico es un handicap en estos pacientes, que «en muchos casos deben tomarse hasta ocho pastillas al día».

Sin embargo, y aunque la adherencia al tratamiento y asumir la enfermedad y todo lo que conlleva «requiere tiempo y esfuerzo», el paciente debe ser «responsable de su enfermedad y asumir los cambios» que sean necesarios a fin de evitar un empeoramiento.

Del mismo modo, asumió este experto, por parte de los profesionales sanitarios también existe una «inercia terapéutica» que dificulta un cambio en las pautas farmacológicas. Por ello, pidió que desde la Administración y las sociedades científicas se apueste por «luchar con las mejores armas» ante una enfermedad que está en continuo aumento.

PREVISIONES DESBORDADAS

Las previsiones mundiales sobre el avance de esta enfermedad se han sobrepasado «con creces» en la actualidad, y «ya se ha llegado a la incidencia del 10 por ciento prevista para 2011», explicó el coordinador del Grupo de Cardiovascular de esta sociedad, Carlos Miranda.

Por ello, y por la influencia que tiene la diabetes en las enfermedades cerebrovasculares y la cardiopatía isquémica –las dos principales causas de muerte en España–, desde esta sociedad apuestan por acelerar el desarrollo de la Estrategia Nacional de Salud en Diabetes del Sistema Nacional de Salud (SNS) para mejorar el abordaje de complicaciones y situaciones especiales, y la formación, investigación e innovación en diabetes.