.

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

Es importante que se generalice la vacunación a partir de los 50 años, «ya que este grupo de edad puede tener otras patologías de base que con la gripe podrían dar lugar a ciertas complicaciones», según informó hoy el responsable del Grupo de Estudio de Vacunación en el Adulto (GEsVA), el doctor José Luis Viejo Bañuelos, durante el Curso de Verano UCM de El Escorial «Vacunación en el Adulto».

No obstante, «todas aquellas personas que no quieran pasar la gripe estacional deberían vacunarse, independientemente de la edad», apuntó este experto. En la actualidad, «la cobertura de vacunación de la gripe común en población general se sitúa en el 23 por ciento, mientras que los expertos recomiendan que se incremente hasta el 35-40 por ciento», aseguró.

La actual pandemia de gripe A «ha planteado la necesidad de intensificar, en general, la vacunación en el adulto», sin embargo, puntualizó el coordinador del GEsVA y jefe del Servicio de Microbiología Clínica y Control de la Infección del Hospital de Basurto (Bilbao), el doctor Ramón Cisterna, «se debe diferenciar totalmente la campaña de vacunación contra la gripe estacional de la de la gripe A, cuyas vacunas están en proceso de fabricación. Cada una de estas patologías debe cumplir su esquema de vacunación».

En esta sentido, el doctor Cisterna subrayó la importancia de que se vacunen frente a la gripe las personas más desprotegidas como pueden ser los mayores de 65 años, los enfermos crónicos, el personal sanitario, las embarazadas y los niños. Hoy en día, añadió, «en mayores de 65 la cobertura de vacunación ronda el 69%, mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha planteado como objetivo para 2010 incrementar esta cifra hasta el 75%, como mínimo».

Otro de los temas abordados por los expertos del GEsVA durante el encuentro ha sido el de los calendarios vacunales para los adultos. Así, han insistido en que «hay poca concienciación sobre la importancia de vacunarse en la edad adulta. Nos estamos olvidando de la vacunación a no ser que tengamos muy presente alguna patología, como está ocurriendo ahora con la gripe A», comentó este experto.

Es conveniente «establecer una cartilla de vacunación en el adulto para tener constancia de las vacunas administradas, la fecha y la dosis. Esta cartilla permitiría, además, recordar las revacunaciones respetando al máximo el intervalo entre dos dosis, y garantizaría una mayor protección», subrayó.