.

Más del 60% de los consumidores españoles confía en las autoridades de consumo y las organizaciones de consumidores

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

Un 11 por ciento de los consumidores españoles presentó una reclamación ante un proveedor a lo largo del año pasado, lo que representa un 31 por ciento menos que la media europea, según la segunda encuesta sobre el mercado de la Unión Europea realizada por la Comisión Europea, correspondiente al ejercicio 2008.

La encuesta también revela que un 7 por ciento de consumidores (un 40 por ciento más que la media europea) no presentó finalmente una reclamación «aún estando convencidos de tener motivos para hacerlo». Además, un 39 por ciento de los que reclamaron se declaran «satisfechos» por el modo en que su queja fue tratada, un porcentaje inferior en un 24 por ciento en comparación con la media europea.

De todos modos, el 61 de los consumidores españoles confía en las autoridades de consumo y un 63 por ciento en las organizaciones de consumidores para proteger sus derechos. Así, la confianza en las administraciones públicas para velar por sus derechos se incrementó en un 33 por ciento en los dos últimos años, un 13 por ciento más que la media europea. Respecto a la confianza en las organizaciones de consumidores, ha experimentado un aumento del 47 por ciento desde 2006, un 2 por ciento por debajo de la media europea.

La encuesta también constata que un 53 por ciento de los ciudadanos se siente «suficientemente protegido» por las medidas existentes, mientras que la confianza en las medidas existentes aumentó un 47 por ciento en comparación con el año 2006, y se sitúa un 4 por ciento por encima de la media de los 27 países de la Unión Europea.

AUMENTA EL GRADO DE CONFIANZA

Por otro lado, un 63 por ciento de los usuarios confía en que los vendedores y proveedores respetan sus derechos, lo que supone un aumento del grado de confianza del 37 por ciento respecto a 2006, un 7 por ciento más que la media europea.

Además, la encuesta señala que el 74 por ciento de los consumidores que intentó devolver un bien o cancelar un contrato en transacciones realizadas a través de Internet, por correo o por teléfono «lo consiguió sin dificultad». De cualquier modo, señala la CE, este porcentaje está un 18 por ciento por debajo de la media europea.

Por último, el 29 por ciento de los encuestados considera «sencillo» resolver sus diferencias con los proveedores a través de un sistema extrajudicial de arbitraje, mientras que un 23 por ciento piensa que es «fácil» resolverlas a través de los tribunales de justicia.

La media de consumidores europeos que optan por el arbitraje de consumo es un 26 por ciento más alta, aunque los españoles han aumentado su confianza en un 71 por ciento respecto a 2006. En la misma línea, una media del 23 por ciento de los consumidores europeos creen que los tribunales son un vía fácil para resolver los problemas de consumo, un porcentaje que ha aumentado un 28 por ciento en España respecto a 2006.