.

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

Investigadores de la Universidad de Kingston, en el sudeste de Londres (Reino Unido) han descubierto que el té tiene altos niveles de antioxidante que podrían reducir las arrugas, y prevenir el cáncer, las enfermedades cardíacas o la artritis reumatoide.

El equipo dirigido por el profesor Declan Naughton, la Universidad de Kingston examinó las propiedades de 21 plantes y extractos de hierbas y descubrieron que todas ellas tenían algunos potenciales beneficios, pero que el té blanco superaba las propiedades de todas.

Según Naughton, los autores de este estudio realizaron distintos test para identificar los extractos de plantas que protegían las proteínas estructurales de la piel: la elastina y el colágeno.

«La eslastina mantiene la elasticidad natural del cuerpo, la que ayuda a los pulmones, las arterias, los ligamentos y la piel a funcionar. También ayuda a reparar los tejidos del cuerpo cuando sufren algún daño y frena la flacidez de la piel», indicó.

Por su parte, el colágeno es una proteína de los tejidos conectores que es importante para la elasticidad de la piel.

Los resultados del estudio demostraron que el té blanco impide la acción de las encimas que dañan la elastina y el colágeno y llevan a la aparición de las arrugas que acompañan a la edad. Estos encimas, junto a los oxidantes, están asociados con las enfermedades inflamatorias, como la artritis reumatoide.

«Estos encimas y oxidantes son clave de los procesos normales del cuerpo. Sin embargo, en la enfermedad inflamatoria, suprimir la actividad de estos elementos, que estarían presentes en cantidades excesivas, ha sido siempre el objetivo de la investigación. Nos hemos sorprendido al encontrar que esta intensa actividad para el té blanco en los cinco test que realizamos», concluyó.