.

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

El Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid alertó hoy de la proliferación en verano de numerosos masajistas “en plena calle” de varias ciudades españolas, sobre todo en Madrid, que ofrecen sus servicios “sin preparación ni control sanitario”.

En este sentido, lo califican del “timo del verano” ya que en las zonas céntricas de las ciudades se ha detectado la presencia de personal no sanitario, generalmente de origen asiático, que ofrecen la posibilidad de dar un masaje “suponiendo un peligro para quienes se exponen a sus tratamientos” ya que “no disponen de una preparación reconocida por Sanidad, y desempeñan su actividad sin unas mínimas condiciones de higiene”.

Como explica el secretario general de la entidad colegial, José Santos, cualquier tratamiento terapéutico debe ser realizado por personal sanitario con un diagnóstico médico previo, por lo que “si estas personas publicitan que curan dolencias, estamos ante un caso de publicidad engañosa”.

Probablemente, sugiere este experto, se trate de una mafia que tenga a estos masajistas falsos “explotados, sin contrato ni ningún tipo de garantía social”, añade. Por ello, el Cuerpo de Policía Municipal de Madrid ha enviado una circular a todos los agentes de la zona para que soliciten el permiso de trabajo a las personas que vean realizando esta actividad.

Además, mostró su preocupación porque este tipo de timos a ciudadanos y turistas se están incrementando con la crisis, así como el que los fisioterapeutas estén expuestos a este tipo de estafas por parte de “empresas fantasmas cada vez más numerosas”, denunció.

De este modo, la entidad representativa de los fisioterapeutas madrileños asegura tener constancia de la existencia de unos certificados, emitidos por una empresa que va cambiando de nombre, que “por el precio de 300 euros” ofrece a los centros de fisioterapia un supuesto certificado que les acreditaría para aparecer en la guía de centros autorizados por el Ministerio de Sanidad.

Santos asegura que la Dirección General de Ordenación e Inspección no tiene nada que ver con el asunto y, en el caso de la Comunidad de Madrid “no existen este tipo de guías”.