.

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Sólo el 20 por ciento de los jóvenes cuyo progenitor no tiene titulación alguna, ha adquirido dicha titulación, según se desprende del Informe de la Inclusión Social 2009 presentado este martes por Caixa Cataluña, que concluye que la educación de los padres “es fundamental” para determinar el éxito escolar de los hijos.

Así, entre otras conclusiones, el estudio constata que el 73 por ciento de los jóvenes, de entre 25 y 39 años, cuenta con un título universitario, al igual que su padre. Por el contrario, la proporción de jóvenes de entre 18 y 24 años que no estudian ni tienen una titulación secundaria post-obligatoria es 5,6 veces más alta en los hogares donde el padre tiene estudios primarios que en los casos en los que tiene estudios superiores, y 11,2 veces mayor en el caso de la madre.

En la presentación del documento en rueda de prensa en Madrid, el coordinador del informe, Pau Marí-Klose añadió que el papel de las familias “es decisivo” para explicar el abandono escolar prematuro en España –el mayor de Europa, con un 31 por ciento de media, en comparación con el 15,2 por ciento europeo– ya que la probabilidad es 17 puntos más elevada si las madres tienen una educación primaria, frente a aquellas que cuentan con una titulación universitaria.

Además, en igualdad de condiciones, los estudiantes de secundaria con madres universitarias obtienen 25 puntos más en las pruebas PISA de lectura y matemáticas, frente a aquellos alumnos cuya madre sólo tiene estudios primarios.

En su intervención, Marí-Klose también destacó la importancia de la posesión de recursos culturales y educativos en el hogar, ya que los escolares que tienen “libros de literatura en casa, un escritorio propio o un ordenador obtienen rendimientos más altos”. En la misma línea, las familias con mayores recursos educativos son más proclives a escolarizar a sus hijos antes de los tres años, lo que favorece el desarrollo cognitivo de los menores y representa “una situación de ventaja” frente a los menos favorecidos.

Por otro lado, los autores del documento analizaron la relación existente entre los logros educativos y el tipo de centro. En este punto, llegaron a la conclusión de que la composición social de cada centro determina el éxito de los alumnos, es decir, “los centros públicos obtienen peores resultados ya que acogen hasta cinco veces más familias con bajos recursos educativos que las escuelas privadas o concertadas”. “Los centros públicos son muy eficaces pero soportan una mayor carga social”, apostilló Marí-Klose.

“Si se ajusta el análisis de los centros a la composición social de sus alumnos, independientemente de si son públicos o privados, su logro educativo es prácticamente el mismo”, aseveró el experto, que consideró que el efecto más importante para determinar el éxito educativo “es la educación de los padres y la composición social de los centros, por encima de los recursos del centro”.

MÁS PROBLEMAS EN VARONES

El Informe presentado este martes también establece una serie de diferencias en función del género, ya que los mayores déficits educativos se dan en los varones; y en la estructura del hogar, pues el riesgo de abandono escolar “es mayor en el caso de los hogares monoparentales”.

En el caso de los inmigrantes, este segmento de la población registra unas elevadas tasas de abandono escolar prematuro, ya que en muchas ocasiones “los padres de hijos inmigrantes viven en diferentes países, lo que dificulta la integración del menor en la sociedad, al no poder dedicarle apenas tiempo”.

Por comunidades autónomas, el porcentaje de titulados universitarios es superior al 50 por ciento en la población de entre 25 y 39 años en País Vasco, Madrid y Navarra, mientras que en Andalucía, Extremadura, Canarias y Murcia no llega al 30 por ciento.

En el caso del abandono escolar prematuro, el nivel es más bajo en País Vasco y Navarra (con un 15% de media en ambos casos), frente a los porcentajes que se registran en Baleares (44,2%), Andalucía (38%), Murcia (38,4%), Canarias (36,9%), Castilla-La Mancha (35,1%9 y Extremadura (34,8%).