.

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

La asociación de consumidores Facua advirtió este miércoles a Iberia que interpondrá una denuncia contra la aerolínea presidida por Antonio Vázquez si comienza a cobrar a los pasajeros por facturar equipaje, y recordó que ya hizo lo propio con 16 compañías por «estas prácticas abusivas».

Iberia está estudiando la posibilidad de incluir un recargo por llevar equipaje «en determinadas rutas y para determinadas tarifas», siguiendo la tendencia generalizada en el sector, aunque todavía no ha decidido cuándo comenzará a aplicar esta nueva tasa ni el precio del servicio.

Así, Facua se remite a la Ley 48/1969, de 21 de julio, sobre Navegación Aérea que recoge que «el transportista estará obligado a transportar juntamente con los viajeros, y dentro del precio del billete, el equipaje» y sólo «el exceso será objeto de estipulación especial».

«Se está definiendo todavía si se aplicará con la primera maleta o con la segunda», señalaron fuentes de la aerolínea a Europa Press, quienes reconocieron que «parece inevitable» que se acabe aprobando.

«PERMISIVIDAD Y LENTITUD» DE LAS AUTORIDADES

Asimismo, desde la organización de consumidores acusaron a la Dirección General de Aviación Civil del Ministerio de Fomento de «permisividad», y lamentaron la lentitud de las autoridades de Consumo en la tramitación de las denuncias.

La Agencia Catalana del Consumo y la Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid han abierto expedientes sancionadores a compañías que cobran por llevar equipaje.

Las aerolíneas denunciadas hace tres meses por Facua son Aerlingus, que cobra 15 euros por llevar equipaje en un trayecto internacional, Bmibaby (13,74 euros), easyJet (11 euros), Fly Thomas Cook (9,50euros), Flybe (24 euros), FlyGlobespan (10), Germanwings (5), Jet 2 (13), Monarch(14,99), Myair (10), Norwegian (7), Ryanair (10,70), Skyeurope (12), Thomson Flights (7,57), Vueling (10) y Wizzair (10).

Por último, Facua abogó por fijar un reglamento sobre los límites de peso y volumen del equipaje que puede llevar cada pasajero antes de que se le aplique, legalmente, una tarifa adicional, ya que, según la asociación, son las compañías las que han decidido el peso máximo.