.

VALENCIA, 16 (EUROPA PRESS)

Expertos reunidos en las III Jornadas de Nutrición Saludable en Embarazo y Lactancia, que se celebraron hoy en el Hospital Universitario de La Ribera, destacaron que un nivel elevado de yodo en mujeres embarazadas puede provocar un mayor riesgo de teratogenia –malformaciones en el feto– y que no es necesaria la suplementación sistemática con yodo entre las gestantes.

Al respecto, recordaron que la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica a España con un nivel óptimo de yodo en la población y porque los aportes diarios recomendados de esta sustancia pueden cubrirse de forma natural a través del consumo, entre otros, de sal yodada, pescado o huevos.

La alimentación en mujeres embarazadas y en periodo de lactancia fue el tema que centro esta mañana las III Jornadas de Nutrición Saludable en Embarazo y Lactancia que se celebraron en el Hospital Universitario de La Ribera y que fueron organizadas por el Servicio de Nutrición y Dietética y la Comisión de Nutrición del centro hospitalario, según informaron fuentes de la organización en un comunicado.

Las jornadas fueron inauguradas por el director general de Salud Pública, Manuel Escolano, y por el director general de Farmacia y Productos Sanitarios, José Clérigues, quienes estuvieron acompañados del director gerente del Departamento de Salud de La Ribera, Manuel Marín, y de la comisionada de la Conselleria de Sanidad para el Departamento de Salud, Mª Ángeles Matoses, así como de la jefa del Servicio de Nutrición y Dietética, Pilar Luna.

El objetivo de estas Jornadas fue difundir y fomentar los hábitos dietéticos saludables entre gestantes y mujeres en periodo de lactancia y el personal sanitario implicado en su cuidado. Las controversias sobre la suplementación farmacológica durante el embarazo o la nutrición saludable en mujeres embarazadas durante el mes de Ramadán, fueron algunas de las cuestiones que se abordaron durante las jornadas.

Por lo que se refiere a la nutrición saludable en mujeres embarazadas en el Islam, las Jornadas pretendieron familiarizar a los asistentes con las mujeres que profesan la religión islámica para, respetando su cultura, garantizar una alimentación con todos los aportes necesarios durante el embarazo. En este sentido, Pilar Luna señaló que «es necesario trabajar con las minorías para garantizar la equidad en salud, tal y como recoge el Plan de Salud de la Conselleria de Sanidad».

Las jornadas también contaron con los doctores Marisa Rebagliato y Ferran Ballester, del Grupo de Ambiente y Salud del Centro Superior de Investigación en Salud Pública, quienes expusieron las conclusiones del «Estudio Infancia y Medio Ambiente (INMA)» que, sobre la dieta, la suplementación y la exposición a tóxicos a través de los alimentos durante el embarazo y desarrollo fetal, ha llevado a cabo en la Comunitat Valenciana esta institución.