.

Casi la mitad de los adolescentes no practica ejercicio físico con regularidad y en torno al 20% tiene ya algún factor importante de riesgo cardiovascular

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

En torno al 40 por ciento de los adolescentes españoles de entre 13 y 18 años tiene un riesgo moderado de desarrollar una enfermedad cardiovascular como la hipertensión o trastornos metabólicos como la diabetes, según afirmó hoy el catedrático de fisiología de la Universidad de Murcia Salvador Zamora, durante la presentación en Madrid del estudio “Disminución del riesgo cardiovascular en Adolescentes”.

En palabras de este experto, este riesgo cardiovascular “está íntimamente ligado con la vida sedentaria de los jóvenes” que, según el estudio, afecta al 41 por ciento de los niños y el 52 por ciento de las niñas en España. “El sedentarismo debe comenzar a considerarse como una patología, porque es la base y la razón de las principales alteraciones metabólicas, el sobrepeso, la obesidad y las enfermedades cardiovasculares”, aseveró el profesor Zamora.

“No es cuestión de consenso entre expertos ni de debatir la situación, que el abandono del sedentarismo disminuye el riesgo de padecer este tipo de enfermedades es un hecho, probado y demostrado desde hace décadas”, aseguró. “Es evidente que los hábitos de vida de los adolescentes han cambiado drásticamente”, comentó, “hace 40 años la calle era de los niños y se pasaban el día jugando en ella nada más salir del colegio”.

Asimismo, el consumo de alcohol entre este colectivo comienza a ser “preocupante” e incluso “dramático en algunos casos”, subrayó. “Se ha pasado de un inicio en el alcohol esporádico en las fiestas o celebraciones familiares a la ingesta descontrolada de alcohol destilado en niños muchas veces con 10 años o menos”, argumentó. “Si no se pone remedio a esta situación, la generación presente puede que no llegue a las expectativas de esperanza de vida actuales, y si llegan no lo harán con una buena calidad de vida”, explicó este especialista.

En este sentido, el estudio en el que se basan las afirmaciones del profesor Zamora ha determinado que el 21 por ciento de los adolescentes estudiados presenta algún factor de riesgo cardiovascular (hipertensión, colesterol alto, sedentarismo u obesidad) y cinco de cada mil presenta los cuatro factores, “lo que representa que el 0,5 por ciento de los adolescentes tiene un alto riesgo de sufrir complicaciones e incluso de morir por un fallo cardiovascular”, apuntó.

La investigación, que contó con la participación de más de 9.000 adolescentes de Murcia, Granada y Madrid, utilizó un sistema que combinaba la educación nutricional y la actividad física en las escuelas durante seis meses. El resultado fue que con dos charlas semanales de 15 minutos y la planificación de las clases de educación física el riesgo cardiovascular global de los adolescentes disminuyó en torno al 15 por ciento, consiguió reducir su presión arterial y mejorar su estado de forma física.

PROBLEMAS CON LA ESTRATEGIA NAOS

“Programas como éste son importantes para mejorar el estado de salud de los niños y adolescentes españoles, pero para ponerlos en marcha es necesario el compromiso político, los fondos correspondientes y la colaboración total de los padres, los colegios y los medios de comunicación”, señaló el profesor Zamora.

Sin embargo, la experiencia a nivel nacional no es positiva, según este especialista. Los resultados por ejemplo de la Estrategia para la Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad (NAOS), impulsada por el Ministerio de Sanidad y Política Social, “no tiene muy contentos a sus responsables porque, a pesar de ser lanzada a bombo y platillo, no se está siguiendo día a día y sus resultados se resienten por ello”, aseveró Zamora.