.

VALENCIA, 25 (EUROPA PRESS)

El Colegio de Ópticos de la Comunitat Valenciana recordó hoy que por cada mil metros de altura el efecto dañino de la radiación solar aumenta un 15 por ciento, por lo que advirtió de que practicar deportes de nieve sin la protección adecuada puede provocar «graves» quemaduras en la córnea, en la retina y en el cristalino, así como la aparición prematura de cataratas, según señaló hoy en un comunicado.

Así, criticó que los esquiadores «no siempre» son conscientes de los peligros que puede suponer para los ojos si no se usa la protección adecuada.

Además, apuntó que la radiación reflejada por los cristales que forman la nieve es mucho mayor. De hecho, la nieve refleja el 80% de los rayos ultravioleta. A esto hay que sumarle que permanecer durante varias horas al aire libre practicando este tipo de deportes aumenta también los riesgos para los ojos.

Así, algunos dolores intensos de cabeza, conjuntivitis y fotofobias anormales (intolerancia y temor anormal a la luz) están producidos directamente por la utilización de gafas que no disponen de los filtros adecuados para evitar el paso de la radiación ultravioleta a los ojos. Estas lesiones no aparecen enseguida, sino después de algunos años, y en la mayoría de los casos son irreversibles.

Por ello, aconsejó mantener «especial cuidado» con los más pequeños de la casa pues sus ojos son especialmente vulnerables al sol ya que hasta los 18 años, el cristalino no se ha terminado de formar.

Para ello, indicó que las lentes de las gafas de esquí se pueden encontrar en una amplia variedad de colores, pero para elegirlas no debemos guiarnos por el especto estético o por la moda, sino por los beneficios que tienen que aportar a nuestra salud visual. Además, es fundamental acudir a un Establecimiento Sanitario de Óptica donde encontraremos el consejo y asesoramiento de un óptico-optometristas.

En ese sentido, desde el COOCV se recuerda que los colores de lentes más adecuados para la nieve son marrón porque mejora los contrastes, no altera los colores naturales, produce menos cansancio ocular y es el que reduce mejor el deslumbramiento y además, es un color bien tolerado por las personas miopes y el verde porque altera poco la visión de los colores, aunque más que el marrón. Se recomienda para los hipermétropes.

La categoría ideal del filtro es la número 4, que ofrece la capacidad de absorción de radiación solar UVB-UVA más alta (92-97%). Este filtro está especialmente concebido para la nieve, incluso en altitudes superiores a 3.000 metros. No obstante, la elección de la categoría del filtro dependerá también de la sensibilidad al sol que tenga el usuario: generalmente, cuanto más claro es el color de los ojos, más sensibles suelen ser. El uso de lentes de contacto rígidas también aumenta la sensibilidad.

Por su parte, la luz polarizada resulta molesta incluso con filtros de color, pero se eliminan si el cristal está polarizado, por lo que se recomiendan para la práctica de todos los deportes de nieve, así como para conducir o participar en deportes acuáticos.

Respecto al tipo de pantalla, las hay de pantalla simple y de pantalla doble. Las gafas de pantalla simple cuentan con un tratamiento anti-vaho sólo por la cara interna, mientras que las de pantalla doble dejan un espacio de aire entre las dos pantallas para evitar la formación de vaho.