.

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

La asociación FACUA-Consumidores en Acción denunció hoy la retirada de un lote de «Damira 2000», leche especial para lactantes alérgicos a productos lácteos de la empresa Sanutri, y pidió que se abra una investigación a la compañía y se la sancione si procede, al tratarse de la tercera alerta sobre uno de sus productos que se emite en los últimos dos años.

En concreto, se han retirado los envases de 400 gramos del lote 18309698 con fecha de consumo preferente del 28-10-2010, después de haber detectado cantidades significativas de dos proteínas lácteas, caseína y lactoglobulina, cuando precisamente está destinado a niños con alergia o intolerancia a proteínas lácteas como éstas.

FACUA recomienda a aquellos ciudadanos que posean este producto que verifiquen el etiquetado de los envases y, en caso de corresponder a la partida retirada, no se lo suministren a los niños y lo devuelvan en la farmacia donde lo adquirieron.

Tras detectarse un afectado por reacción alérgica a este producto el pasado 20 de enero, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) procedió a informar de estos hechos a las autoridades competentes de las comunidades autónomas, el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, ya que el producto es de venta exclusiva en farmacias, y asociaciones de alérgicos.

El problema, denuncia FACUA, es que es la tercera alerta sanitaria que trasciende en los últimos dos años sobre productos de esta empresa, del grupo Nutrition&Santé, ya que en enero de 2008 se retiraron tres lotes del preparado a base de soja «Velactin», otro producto para niños alérgicos, tras detectarse en dos de ellos la presencia de proteína de leche de vaca.

La otra orden de retirada, que se produjo en agosto de ese año, estuvo relacionada con contaminación por salmonella y afectó a cinco lotes de leche maternizada «Sanutri-Natur 1», «Sanutri-Confort 1» y «Sanutri-Confort 2».

Por ello, FACUA espera ante «estas graves irregularidades» que la AESAN y la Agencia de Protección de la Salud de la Generalitat de Cataluña, donde Sanutri tiene su sede social, abran una investigación para determinar los motivos por los que se han producido. De hecho, consideran que «debe ser sancionada por haber puesto en riesgo la salud que han consumido los productos alertados».