.

Brasil, Canadá, Singapur y Tailandia ya han experimentado los beneficios de esta iniciativa

MADRID, 02 (EUROPA PRESS)

Las «imágenes disuasorias» incluidas en las cajetillas de tabaco han demostrado ser eficaces para informar a los fumadores sobre los riesgos de este hábito, motivar cambios en su conducta –como querer dejar de fumar o evitar exponer a otros al humo del cigarrillo– y reducir el atractivo de la cajetilla y por extensión, del producto, según los estudios realizados en Brasil, Canadá, Singapur y Tailandia sobre el impacto de esta medida.

Estas imágenes consiguieron que el 71 por ciento de los fumadores de Singapur y más de la mitad de los de Canadá (58%), Brasil (54%) y Tailandia se concienciaran más sobre los peligros del tabaco. En este último país, el 81 por ciento de los jóvenes entre 13 y 17 años reconocieron que los pictogramas les informaron mejor sobre las consecuencias del cigarrillo.

Respecto a los cambios de conducta, esta iniciativa consiguió que el 67 por ciento de los fumadores de Brasil y el 44 por ciento de los de Canadá quisieran dejar el hábito. En Tailandia, el 44 por ciento de los fumadores reconoció querer dejarlo al mes siguiente y Singapur, el 28 por ciento dijo que fumaba menos desde que se utilizaban estas imágenes.

En relación con los fumadores pasivos, el 27 por ciento de los fumadores canadienses dijo que fumaba menos en casa desde que se utilizaban esas advertencias, mientras que en Singapur el 14 por ciento de los fumadores reconocieron que ahora evitaban fumar delante de los niños.

Asimismo, estos estudios avalaron la eficacia de adjuntar en las cajetillas un número de teléfono gratuito para quienes deseen dejar de fumar. Por ejemplo en Brasil, durante los seis meses de implementación de esta medida, se multiplicaron por nueve las consultas a este número, pasando de las 2.804 personas de enero a las 24.686 de julio de 2002.

Se dio una situación similar en Nueva Zelanda, donde durante los seis meses que siguieron a la implantación de esta medida, las llamadas a esta linea aumentaron un 14 por ciento en comparación con los seis meses anteriores. Así, con tres meses de introducción, la proporción de nuevos interesados en dejar el hábito que consiguieron este número de las cajetillas se multiplicó por tres, superando a quienes lo apuntaron al verlo en televisión.

A pesar de la eficacia probada de este teléfono, en principio, el Ministerio de Sanidad ha decidido no incluirlo en las cajetillas, sustituyendo el mismo por la dirección de la web de este departamento «www.msps.es». El motivo de esta decisión, según reza el borrador del Real Decreto que se prevé aprobar este mayo, es que en España funcionan diversos números de teléfono para ayudar a los fumadores a dejar el tabaco.

EL TAMAÑO IMPORTA

Demostraron también que una «imagen disuasoria» grande reducía el atractivo del paquete ya que, en una subasta simulada, los fumadores ofrecieron un precio más bajo por las cajetillas que combinaban texto e imagen de por las de sólo texto.

Por su parte, los jóvenes respondieron también a la información sobre los riesgos sanitarios del tabaco cuando esta información se presentaban de modo significativo, a través de imágenes duras y realistas, además de testimonios de personas reales sobre el impacto del tabaquismo en sus vidas.

Es el caso de Tailandia, donde los jóvenes reconocieron que las imágenes de las cajetillas les hicieron pensar más en los peligros del tabaco y en reducir sus cigarrillos diarios. El mismo proceso experimentaron los jóvenes australianos, entre quienes las imágenes aumentaron el deseo de dejar de fumar.