.

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

Aproximadamente el 30 por ciento de la población trabajadora española requiere «alguna medida» de control para evitar el desarrollo de cáncer colorrectal (CCR), según los datos preliminares del «Estudio sobre estratificación del riesgo de CCR en el medio laboral», elaborado por la Cátedra Fremap-UEM de Investigación y Desarrollo en Medicina del Trabajo, presentado esta semana en Madrid.

La investigación, que a su término habrá analizado los chequeos médicos empresariales de más de 50.000 trabajadores de toda España, concluye que ese 30 por ciento de la población tiene «un riesgo incrementado» de desarrollar CCR, «bien por motivos de edad o por antecedentes familiares», y por ello «debe someterse a una serie de métodos de diagnostico y de cribado» para controlar su posible evolución.

«Lo normal es que la gente acuda al sistema publico sólo cuando tiene algún síntoma (sangrados o adelgazamientos repentinos) o cuando ya está enferma», explicó a Europa Press el director de la Cátedra Fremap-UEM de Investigación y Desarrollo en Medicina del Trabajo y uno de los investigadores principales del estudio, el doctor Javier Sanz.

En este sentido, los servicios médicos en las empresas son «observatorios privilegiados» para determinar este riesgo e impulsar la detección y tratamiento precoz del cáncer, «ya que actúan sobre población sana», indicó.

«Como regla general –señaló el doctor Sanz– convendría que la población trabajadora sana empezara a los 50 años con una determinación de sangre oculta en heces y a los 55 con la primera colonoscopia».

«En el caso de haber tenido antecedentes familiares de primer grado (padres, hermanos), se recomienda la colonoscopia diez años antes de la edad del diagnóstico en el familiar, es decir, si al padre se le diagnosticó a los 56, el hijo que comience con las pruebas a los 46», comentó.

MILES DE PRODUCTOS QUÍMICOS «INSEGUROS»

Según el doctor Sanz, de las más de 90.000 personas que mueren por cáncer en España, entre un cuatro y un seis por ciento han desarrollado la enfermedad por influencia de un «agente de tipo profesional», generalmente tóxicos o radiaciones yodizantes.

A pesar de estas cifras, «anualmente se siguen introduciendo en el mercado miles de nuevos productos químicos cuya seguridad, desde un punto de vista cancereugenésico, no está establecida», aseguró el doctor Sanz.

Respecto al cáncer colorrectal, «todavía no se han encontrado evidencias relacionadas con la exposición a tóxicos», aunque las empresas «pueden jugar un papel muy importante en su prevención si incluyen en sus chequeos herramientas de estratificación del riesgo de CCR como las que propone la cátedra Fremap-UEM», dijo este experto.

COSTE ECONÓMICO DEL CÁNCER COLORRECTAL

Más de 20.000 personas son diagnosticadas cada año en España de cáncer de colon o de recto, de las cuales en torno a 13.000 fallece por este motivo. En este sentido, los expertos de la Cátedra Fremap-UEM calculan que el coste total en bajas, hospitalizaciones y tratamientos generados por esta enfermedad supera los 800 millones de euros.

En concreto, se estima que los años potenciales de vida perdidos (APVP) por todos los tumores alcanza los 425.000, de los cuales casi 75.000 son causados por cáncer de colon, mama, cérvix y próstata. De este modo, el coste de productividad perdida por todos los tumores sobrepasa los 2.000 millones de euros, aseveraron los especialistas.