.

LONDRES, 29 (Reuters/EP)

Controlar a adultos entre 55 y 64 años con un examen del colon inferior y el recto usando una pequeña cámara puede reducir en un 43 por ciento la tasa de muertes por cáncer colorrectal, dicen científicos británicos. Este tipo de cáncer es el tercero más frecuente diagnosticado en el mundo, con más de un millón de casos y alrededor de 600.000 muertes por año.

Vencer la enfermedad está fuertemente asociado con el momento de la detección. Cuando el tumor es hallado en una etapa temprana, antes de su propagación, las tasas de supervivencia pueden alcanzar el 90 por ciento.

Muchos países desarrollados han introducido los programas de control usando un test de sangre oculta en las heces, que puede detectar los casos prematuramente y reducir la mortalidad en un 15 por ciento. Pero Wendy Atkin, del Imperial College London, y Jane Wardle, de la University College London, apuntan que su estudio demostró que se podrían salvar más vidas y ahorrar más dinero si los controles usaran la sigmoidoscopía, una cámara pequeña y flexible que es insertada en el recto.

«Los análisis económicos sugieren (…) que una única prueba con un sigmoidoscopio a la edad de 55 o 60 años sería rentable, sobre todo por el ahorro en costos de tratamiento», escribieron.

Atkin dijo en una entrevista telefónica que su conclusión de que el control por sigmoidoscopía permitiría ahorrar dinero estaba basada en estudios previos que demostraron que era rentable a la hora de evitar tratar a tantos pacientes con medicamentos tan costosos.

«Hay un problema real relacionado con la disponibilidad a estos fármacos», explicó. «Pero un modo de hacerlos más accesibles es reducir el número de las personas que desarrollan estos cánceres mediante el control», agregó.

Los investigadores analizaron datos de más de 170.000 hombres y mujeres entre 1994 y 1997 en 14 centros de salud en toda Gran Bretaña y luego siguieron el progreso de los pacientes.

La mayoría de los cánceres colorrectales comienzan con adenomas, crecimientos a menudo sin síntomas que se desarrollan en el 20 al 30 por ciento de la población. Dos tercios de estos cánceres y adenomas son en el recto y el colon inferior y pueden ser detectados de forma prematura mediante una sigmoidoscopía flexible.

Entre los pacientes que se sometieron al control, las tasas de cáncer colorrectal se redujeron en un 33 por ciento y las muertes en un 43 por ciento, dijeron los expertos. Esto significa que por cada 489 personas examinadas se evita una muerte por la enfermedad.