.

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

Los mayores sufren también trastornos de ansiedad, alteraciones del estado de ánimo o ambos desórdenes a la vez, sobre todo las mujeres y a pesar de que se creía que este tipo de trastornos reducción su prevalencia a medida que los pacientes cumplen años, según un estudio realizado la Universidad de California (Estados Unidos) y el San Francisco Veterans Affairs Medical Center, publicado este mes en «Archives of General Psychiatry».

Según explican los autores de este trabajo en su artículo, «el conocimiento de la prevalencia de los desórdenes del estado de ánimo y la ansiedad y la coexistencia de ambos desórdenes en mayores que viven en residencias es importante». «Se trata de desórdenes desconocidos que no reciben tratamiento aunque lo tienen y que están asociados con un precario estado de salud», indicaron.

El equipo de la investigadora Amy L. Byers, de la Universidad de California (Estados Unidos) y del San Francisco Veterans Affairs Medical Center, estudió los desórdenes del estado de ánimo, de la ansiedad y ambos juntos en una muestra de 2.575 personas de 55 años en adelante. De ellos, el 43 por ciento estaba entre los 55 y los 64; el 32 por ciento entre los 65 años y los 74; el 20 por ciento entre los 75 y los 84 años, y el 5 por ciento tenía 85 años o más.

Del total, el 5 por ciento de los participantes presentaron trastornos del estado de ánimo, entre los que se incluían depresiones mayores o bipolaridad, en años anteriores. El 12 por ciento presentaba desórdenes de ansiedad, como el pánico, la agorafobia u otras fobias, ansiedad general y estrés postraumático. El 3 por ciento tenían, a la vez, desórdenes del estado de ánimo y problemas de ansiedad.

En general, la prevalencia de todos estos problemas se redujo con la edad. Después, cuando se comparó a las personas con edades entre los 55 y los 64 años con aquellos de 85 años y mayores, el 7,6 por ciento frente al 2,4 por ciento prestaba desórdenes del estado de ánimo; el 16,6 por ciento versus el 8,1 por ciento desórdenes de ansiedad y el 4,8 por ciento frente al 0 por ciento ambos problemas juntos.

Las mujeres eran más propensas que los hombres a tener este tipo de desórdenes. El 6,4 por ciento de las mujeres contra el 3 por ciento de los hombres tenían trastornos del estado de ánimo; el 14,7 por ciento de las mujeres y el 7,6 por ciento de los hombre presentaban trastornos por ansiedad y el 3,7 por ciento de las mujeres contra el 1,6 por ciento de los hombres sufrían ambos problemas a la vez.

Según los investigadores, «este estudio, realizado sobre una muestra representativa del país, proporciona evidencias para la investigación y la planificación de políticas que ayuden a definir las prioridades comunitarias para el futuro de la investigación psiquiátrica».

En concreto, señalaron, «los resultados de este trabajo enfatizan la importancia de los problemas de ansiedad y los trastornos del ánimo, juntos o por separado, cuando se estudia a los adultos mayores, también entre los de más edad». «Es necesario realizar estudios más amplios de los factores de riesgo, el curso y la severidad (de estas enfermedades) para realizar intervenciones dirigidas a la prevención y la atención sanitaria», apuntaron.

«Dado el rápido envejecimiento de la población en Estados Unidos, la potencial carga sobre la salud pública de los desórdenes de salud mental podrían crecer también, lo que sugiere la importancia de continuar monitorizando la epidemiología de la situación de salud mental de los mayores, tanto los más jóvenes como los más ancianos», concluyeron.