.

MADRID, 07 (EUROPA PRESS)

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomienda, ante la llegada del verano, que en las piscinas se informe de forma «visible, clara y seria», de las normas de uso –si exigen gorro de baño–, limitaciones y prohibiciones, así como de la calidad del agua, con los datos «como mínimo» de las últimas mediciones de cloro y pH.

En este sentido, subraya que «es preciso» que desde el exterior de la piscina se advierta claramente su profundidad, con indicaciones explícitas, para evitar accidentes en las zambullidas.

Además, señala que el agua debe estar sometida a los tratamientos necesarios para su adecuado mantenimiento, evitando que la contaminación –por la falta de limpieza de las instalaciones, defectos de mantenimiento o por los restos de los usuarios– convierta la piscina en un «caldo de cultivo» para que proliferen microbios.

Además, la OCU señala que existen elementos «imprescindibles» en las piscinas de verano como el botiquín, una fuente de agua potable, zonas de sombra, vestuarios independientes, aseos, acceso especial para misnusválidos y salvavidas con cuerda. Asimismo, sugieren instalaciones dentro del recinto de la piscina, como un bar o restaurante, un solarium, zona ajardinada y teléfono.

Por otro lado, exigen que haya duchas y lavapiés suficientes de paso obligatorio antes de acceder a la piscina, para eliminar los restos que portan los bañistas –crema, sudor, tierra– y desaconsejan que haya charcos o zonas de agua estancada, ya que «son una posible fuente de contaminación».

En cuanto a las distintas partes de la piscina, la OCU apunta que «deben estar separadas físicamente». Así, indica que no puede estar el bar a pie de piscina, ni un trampolín sin barreras, ni debe haber excesiva vegetación. En esta línea, también indica como «fuente de suciedad» las obras en la cercanía del recinto.

La OCU también señala la importancia de que la piscina infantil sea independiente de la de adultos, de forma que los niños no puedan acceder a esta última accidental o voluntariamente.

Para garantizar la seguridad, subraya la necesidad de contar con un número de socorristas adecuado a las dimensiones, al diseño y al aforo de la instalación, extremando las precauciones en la zona infantil. No obstante, recomienda que el baño de los niños sea acompañado o vigilado por un adulto.

Por último, la OCU sugiere no consumir comida o bebida cerca de la piscina, para evitar contaminaciones, fumar sólo en las zonas previstas para ello, no abusar del sol y en las horas de más calor buscar las zonas de sombra, cubrirse con gafas, sombrero, y beber suficiente líquido, para evitar la deshidratación.