.

SEVILLA, 9 (EUROPA PRESS)

Cerca de medio millón de andaluces sufrirán resfriados, faringitis o proceso bronquíticos este verano a causa de los bruscos cambios de temperatura provocados, principalmente, por el uso inadecuado del aire acondicionado, según ha advertido la Asociación de Neumología y Cirugía Torácica de Andalucía y Extremadura (Neumosur).

En una nota, esta asociación ha alertado de que los resfriados son más frecuentes cuando coinciden con las denominadas «olas de calor», ya que para enfriar más rápido el ambiente de los hogares se fijan temperaturas por debajo de los 20 grados. De hecho, estima que hasta un 20 por ciento de estos procesos, que se suelen asociar siempre a las estaciones más frías del año, se producen en verano.

Frente a ello, recomiendan evitar temperaturas demasiado bajas en los aparatos de aire acondicionado. Así, aconsejan no bajar nunca de los 22,5 grados, aunque lo ideal es que se mantengan constantes en torno a los 24 y 26 grados y con una humedad relativa del aire de entre un 35 y un 60 por ciento.

También se recomienda llevar alguna prenda ligera de ropa que pueda proteger en lugares más fríos mientras el cuerpo se aclimata, así como vigilar la adecuada hidratación del cuerpo tomando abundante líquido, principalmente agua, ya que el aire acondicionado también fomenta la sequedad de las mucosas nasales, lo que origina molestias respiratorias.

Estas recomendaciones se hacen fundamentales en pacientes con patologías respiratorias como asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Por último, Neumosur aconseja que los aparatos de aire acondicionado se conserven en condiciones óptimas de limpieza, ya que un mantenimiento deficiente puede contribuir a la aparición de enfermedades respiratorias como la legionelosis.

«Solemos asociar los brotes de legionella casi siempre a edificios públicos, pero también en las casas particulares, en los hogares, existe el riesgo de que aparezca la bacteria de la legionella» ha advertido el presidente de esta asociación, Francisco Casas.

Además de la legionella pneumophila, responsable de una neumonía que puede ser grave, los sistemas de climatización también pueden ser colonizados por hongos como el aspergillus niger y el aspergillus fumigatus, que provocan rinitis, asma o neumonía. También es frecuente la conocida como fiebre de los acondicionadores, que se manifiesta con fiebre, tiritona, malestar general y dolor de cabeza, señala el experto.