.

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

El 20 por ciento de los españoles consume antiinflamatorios no esteroideos (AINE) durante un mes al año con o sin prescripción médica, según ha señalado el jefe de Gastroenterología del Hospital Clínico Universitario de Zaragoza, el doctor Ángel Lanas, durante la «Conferencia sobre antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y riesgo gastrointestinal», celebrada en Barcelona.

El doctor ha subrayado que el tratamiento con AINE está asociado a efectos adversos gastrointestinales como úlceras, perforaciones y hemorragias, que representa un problema clínico con un impacto significativo en las tasas de mortalidad, en los ingresos hospitalarios así como en el gasto sanitario.

«Las lesiones más importantes producidas en los pacientes tratados con AINE son las relacionadas con la hemorragia digestiva en estómago o duodeno», ha explicado.

En España hasta un 1,5 por ciento de los pacientes que toman AINE tradicional desarrollarán una complicación grave, «lo que se traduce en 15 casos que podrían fallecer como consecuencia de las complicaciones por cada 100.00 pacientes que utilizan AINE durante al menos un mes, ha recalcado Lanas.

Durante su intervención ha presentado el estudio CONOR, que ha demostrado que en pacientes que padecen artrosis o artritis reumatoide con factores de riesgo gastrointestinal, el tratamiento con celecoxib ha mostrado un riesgo cuatro veces menor de tener eventos gastrointestinales clínicamente relevantes que el tratamiento con un antiinflamatorio no esteroideo tradicional (diclofenaco) más un inhibidor de la bomba de protones (omeprazol).

«Ante esta situación, se pone de manifiesto la importancia de seleccionar las opciones terapéuticas con el mejor perfil de seguridad», ha indicado.

Los AINE, por sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias, son los medicamentos más prescritos en patología reumática, un grupo de enfermedades que afectan al 22,6 por ciento de los españoles mayores de 20 años, según el estudio Episer.

Además, el estudio refleja la necesidad de realizar una valoración más exhaustiva y global de las complicaciones derivadas de la administración de AINE en todo el tramo gastrointestinal, y no solo en tracto gastrointestinal inferior.

«En base a los resultados de este estudio podría considerarse la necesidad de re-evaluar las recomendaciones para reducir el riesgo gastrointestinal asociado al tratamiento con AINE, teniendo en cuenta todos los factores potenciales que pueden afectar al paciente que precisa AINEs», señala el doctor Lanas.

Esta investigación se ha llevado a cabo en 32 países y en el que han participado más de 4.400 pacientes, utiliza un nuevo criterio de valoración combinado para evaluar las dos estrategias terapéuticas más comunes para el tratamiento de pacientes con artrosis o artritis reumatoide con riesgo gastrointestinal.