MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

Investigadores de las universidades de Columbia y Yale, en Estados Unidos, han descubierto diferencias entre hombres y mujeres a la hora de liberar dopamina cuando beben alcohol, lo que podría explicar que los hombres sean más vulnerables a volverse alcohólicos.

Según informan en un artículo que aparece publicada en la revista «Biological Psychiatry», aunque se sabe que el alcoholismo afecta al doble de hombres que mujeres, hasta ahora se desconocía cuáles eran los mecanismos que podrían contribuir a esa susceptibilidad masculina.

Por ello, este grupo de científicos diseñó una prueba de laboratorio para analizar el consumo del alcohol de jóvenes y distinguir diferencias de género entre estos «bebedores sociales».

De este modo, sometieron a los participantes en el estudio a una tomografía por emisión de positrones (PET) después de haber tomado una copa de alcohol, para medir la cantidad de dopamina que libera su consumo y compararlo con otra prueba después de haber tomado una bebida sin alcohol.

La dopamina es un neurotransmisor que tiene múltiples funciones en el cerebro y, entre otras cosas, los efectos de placer que produce cuando es liberado con las experiencias de recompensa, como la relación sexual o el consumo de drogas.

Por ello, los resultados del experimento mostraron que a pesar de que hombres y mujeres bebieron cantidades similares de alcohol, los hombres liberaban una cantidad mayor de dopamina que las mujeres. Este incremento se encontró en la parte ventral del cuerpo estriado, una zona del cerebro asociada con el placer y la formación y refuerzo de adicciones.

«En los hombres, el incremento en la liberación de dopamina también mostró una fuerte asociación con los efectos subjetivos positivos de la intoxicación con alcohol», ha explicado a la BBC, en declaraciones recogidas por Europa Press, la doctora Nina Urban, que participó en el estudio.

«Esto podría contribuir a las propiedades de refuerzo inicial del alcohol y al riesgo de formación de hábito», añade esta experta.

DISMINUYE CON EL HÁBITO

Los investigadores descubrieron también que la liberación de dopamina por el consumo de alcohol disminuye a medida que se repiten los episodios de beber en exceso, lo que podría ser uno de los factores por los cuales se desarrolla tolerancia al alcohol o se procede a transformar el consumo en un hábito.

Los investigadores creen que futuros estudios podrían centrarse en la identificación de los mecanismos cerebrales encargados de controlar la liberación de dopamina y sus efectos de recompensa y abuso en el ser humano.

Otras investigaciones en el pasado, sin embargo, han demostrado que el alcohol tiene efectos más perjudiciales en las mujeres que en los hombres, tanto sus efectos a largo plazo, como la enfermedad hepática, como su impacto a corto plazo.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Quienes duermen bien tienen un riesgo de insuficiencia cardíaca mucho menor

Los adultos con los patrones de sueño más saludables tenían un riesgo 42% menor de insuficiencia cardíaca en un nuevo estudio, independientemente de otros...

Bombas de agua: ¿cuál escoger?

Las bombas de agua pueden ser de gran ayuda en multitud de ocasiones y se convierten una herramienta de gran utilidad en casa, en...

Jardín orientado, tradición y esoterismo

La orientación de un jardín es un factor importante para garantizar el crecimiento de determinadas plantas sometidas a los vientos locales, a las humedades...

Diabetes del gato, la dedicación más dulce

Los gatos domésticos sufren la diabetes como los humanos. Aunque nos cueste creerlo, las complicaciones de salud que surgen alrededor de esa dolencia y...

Couland de chocolate negro, delicatessen total

Hoy proponemos en nuestra receta de cocina un postre exótico, atractivo, laborioso de confeccionar, pero entretenido de montar. Un couland de chocolate negro con...

Causas de un ladrido excesivo

A la mayoría de los propietarios de perros, sobre todo aquellos que viven en casas, les interesa que sus perros ladren ante la presencia...