.

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

Controlar la alimentación, llevar una vida saludable e intentar hacer una hora de ejercicio al día son tres aspectos claves que deben aplicar en su día a día todos los ciudadanos para evitar sufrir obesidad, una patología que afecta hoy por hoy a más de la mitad de la población y que requiere cada vez más de un mayor número de intervenciones quirúrgicas, ya que en nuestro país está apareciendo «un alto grado, como una auténtica epidemia».

Así lo ha explicado en declaraciones a Europa Press Televisión el Doctor Alfredo Alonso Poza, responsable de la Unidad de Cirugía de la Obesidad Mórbida de USP Hospital San Camilo, quien considera que en España «no hay un porcentaje alto de intervenciones quirúrgicas de obesidad con respecto al grado (de dicha patología) que está apareciendo».

Poco antes de que comenzara el primer Foro Profesional de la Cirugía de la Obesidad «Verdades y mentiras», el doctor Poza explicaba que las últimas informaciones que han aparecido sobre dicha materia revelan que «hay un 15 por ciento de población adulta con obesidad mórbida», y advierte de la amenaza que puede suponer esta patología en la salud del que la padece.

«Consideramos que cuando hay enfermedades importantes asociadas existe un riesgo muy importante en los pacientes de padecer enfermedades cardiopulmonares, fundamentalmente infarto de neocardia que es la causa principal de muerte en los obesos», dijo el doctor, quien explicó que hoy en día gracias a las nuevas técnicas quirúrgicas, el problema se puede tratar con mejores resultados.

Así argumentó que «cuando comenzó la cirugía de la obesidad los medios se fijaban mucho si este tipo (de intervención) tenía muertos pero hoy en día la técnica quirúrgica ha evolucionado. La tecnología nos ha acompañado para hacer intervenciones más complejas y con mayor seguridad», dijo y aclaró que gracias a dichas mejoras, hay «distintas técnicas y posibilidades quirúrgicas» en función del grado de obesidad, de la patología que sufran los pacientes y del riesgo de la intervención».

El foro ha contado también con la participación del Doctor Francisco Alsina, de la Unidad de Anestesia de USP Hospital San Camilo, y del Doctor Alejandro Domingo, endocrino y nutricionista. Los tres han hecho hincapié en la necesidad de tener una buena educación alimentaria, que es la «base» para que no aparezca una obesidad en el futuro.

«HE CAMBIADO COMPLETAMENTE»

Entre los asistentes al acto se encontraba Victoria Santos, paciente del Doctor Domingo. Santos reconoció que le costó decidirse para ir a visitar al médico pero finalmente lo hizo y ahora ha cambiado «completamente», se siente mejor «física y psíquicamente».

«Lo he probado y estoy contenta porque puedo hacer mi vida social. Cuando ves los resultados compensa (el esfuerzo) porque te cambia el humor, todo me parece mejor… físicamente estás más ágil y te sientes mejor pero la parte psicológica es más importante. Yo he cambiado completamente, soy mejor persona», dijo.

La paciente confesó que una parte clave para sentirse bien es que come de todo ya que el médico le ha hecho una dieta especializada que incluye todo tipo de alimentos, y así evita tener la sensación de estar haciendo régimen, ya que eso le provoca que al final acabe dejando el tratamiento.

CIRUGÍA BARIÁTRICA

El endocrino que le trata, el Doctor Domingo, asegura que cada vez es más frecuente ver «el caso de un enfermo que llega a la consulta para ver si le vendría bien hacer la operación de reducción de estómago». Así es cómo comienza el tratamiento, consistente en preguntarse antes que nada cuándo es necesaria la cirugía bariátrica.

El equipo médico comienza un estudio basado en averiguar las enfermedades que tiene el paciente, «que están unidas a la obesidad» y tratar de cerca los factores de tipo psicológico, ya que mientras algunos pacientes asumen su peso, otros lo ven como un auténtico «drama».

Si ni con el cambio de alimentación adecuado ni con la actividad física se consiguen los resultados esperados, entonces se decanta por la operación. El siguiente paso es «informar de los riesgos y beneficios» que conlleva la intervención quirúrgica para reducir el peso. Para el Doctor Domingo es fundamental aclarar al enfermo que «hay que seguir vigilando la patología siempre» ya que se trata de una «enfermedad crónica que va a padecer toda la vida».

Por su parte, el Doctor Alsina, especializado en la anestesia en cirugía bariátrica, asegura que las nuevas técnicas permiten hacer «una anestesia muy controlada, con una intervención muy reglada y un postoperatorio muchísimo mejor que antiguamente».

Sin embargo considera que hay que eludir este tipo de operaciones al máximo, algo que se consigue con una buena educación desde niño «para evitar que el paciente llegue a ser obeso», y en caso de que ya lo sea, «para que deje de serlo sin necesidad de intervención quirúrgica, que es el estado final cuando no hay remedio».