.

Es la enfermedad cutánea más frecuente en los niños

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

La Asociación de Familiares y Pacientes de Dermatitis Atópica (ADEA) y cinco expertos internacionales han realizado el primer decálogo europeo de consejos sobre dermatitis atópica (DA), presentado con motivo de la celebración del II Día de la Dermatitis Atópica. La DA es la patología dermatológica más frecuente en niños y el objetivo de este manual es ayudar a los padres a controlar los síntomas y evitar los brotes, que se agudizan con la llegada del frío.

El rascado es uno de los principales problemas de la DA. «La DA produce un intenso picor, que llega a desesperar a los pacientes. Sin embargo, hay que evitar el rascado ya que se entra en un círculo vicioso: me pica, me rasco y me pica más, que puede conducir a la aparición de infecciones y enfermedades secundarias que agravan la propia patología», afirma el doctor José Carlos Moreno, presidente de la Academia Española de Dermatología y Venerología y jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba.

La ropa y la comida también guardan una relación relevante. Los compuestos de las prendas de vestir, así como algunos alimentos provocan la aparición de un brote en algunos pacientes. «A veces quitar las etiquetas es suficiente para evitar una nueva lesión», indica José Diniz Almeida, secretario de ADEA.

Por otro lado, entre las recomendaciones propuestas por el decálogo destaca la prevención. Según los expertos, muchas veces los brotes no se pueden relacionar con desencadenantes específicos, pero, en ocasiones, puede resultar útil escribir en un diario cuándo y dónde aparecen los brotes para intentar identificar los desencadenantes de la aparición.

Asimismo, el niño debe ser consciente de su propia enfermedad para que, en la medida que sea posible, tome el control en el manejo de la misma. En este sentido, resulta también muy importante informar a los profesores, especialmente porque, a veces, el niño no rinde lo suficiente debido a los trastornos del sueño asociados a la patología.

TRATAMIENTO ADECUADO

La hidratación y la elección del tratamiento adecuado son dos aspectos claves, que ayudan a mejorar la calidad de vida de los afectados. Aunque la DA, por el momento, es una enfermedad que no tiene cura, Moreno asegura que «es muy importante instaurar el tratamiento adecuado para cada paciente».

En este sentido el especialista insiste en «que hay que perder el miedo a los corticoides porque, en caso de brote, el tratamiento con hidratantes puede, incluso, resultar perjudicial». Los corticoides son, según Moreno, «el tratamiento más efectivo en caso de brote agudo. Después, una vez controlado, se pueden emplear inhibidores de la calcineurina, que no sustituyen a los corticoides pero si ahorran su empleo».

Asimismo, una vez que el brote ha desaparecido Moreno aconseja «mantener los inhibidores de la calcineurina durante el fin de semana, en lo que se conoce como tratamiento «weekend» y emplear siempre emolientes para asegurar la hidratación».

SÍNTOMAS Y PREVALENCIA

La DA afecta a entre el 5 y el 10 por ciento de la población y su incidencia es mayor en los niños. «La mayor tasa de prevalencia la encontramos en los niños (20 por ciento), desde su nacimiento hasta los 10 o 12 años, aunque después desaparece en un 80 por ciento de los casos», explica Moreno.

En este sentido, el doctor Luis Madero López, presidente de la Fundación Española de Pediatría, destaca el papel de los pediatras en el proceso de detección y tratamiento. «Debe reconocerse la formación del pediatra para que la DA pueda ser tratada y reconocida».

La DA es la enfermedad cutánea más frecuente en los niños y se caracteriza por una piel seca, la aparición de lesiones tipo eccema y un intenso picor. «Suele aparecer en la cara, emigra a las flexuras (codo, rodilla), pero afecta a todo el organismo», indica Moreno.