.

MADRID, 8 (EUROPA PRESS TELEVISIÓN)

El director general de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), Jose María Múgica, ha calificado de «ejercicio de cinismo inaceptable» las disculpas presentadas por los controladores aéreos en los últimos días y después de lo que desde la organización consideran una «huelga encubierta» que provocó el cierre del espacio áereo.

Múgica ha hecho estas declaraciones a Europa Press Televisión en relación a la denuncia presentada este martes por la organización que dirige ante la Audiencia Nacional contra la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) y se ha mostrado convencido de que los controladores «no han sido capaces de valorar el alcance que iba a tener su acción».

Según ha explicado, la denuncia de la OCU se basa en tres delitos que consideran que se han podido producir a causa de la actuación de los controladores. Estos serían un primer delito de sedición, al considerar que se ha causado el cierre del espacio aéreo por una «actitud inaceptable»; otro de coacciones, al «dejar a los ciudadanos en los aeropuertos sin posibilidad de actuación»; y un tercero de falsificación de documentos «si, como se ha dicho, han aducido una sorprendente epidemia cuyo origen ha coincidido en tiempo y forma».

POSIBLE CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO CONTRA AENA

El director general de la OCU se ha mostrado «absolutamente convencido» de que la denuncia prosperará y ha explicado que ésta tiene dos partes: «por un lado es contra USCA, estamos buscando los responsables de esta actuación», pero, por otro, consideran que «se ha producido un funcionamiento anómalo de los aeropuertos» lo que creen que es responsabilidad de AENA, por lo que «también se plantea un contencioso administrativo contra AENA».

Sin embargo, desde la organización todavía no han cuantificado las pérdidas que han padecido los afectados por el cese del tráfico aéreo, por lo que hacen especial hincapié en que los afectados plateen la denuncia ante AENA en el plazo de 15 días y «recojan toda la documentación que pueda servir para justificar un gasto, por insignificante que parezca».

DAÑOS MORALES «DE DIFÍCIL CUANTIFICACIÓN»

Por último, Múgica ha afirmado que desde la OCU intentarán que se reconozca a los afectados los daños morales «de difícil cuantificación» que puedan haber sufrido al no poder asistir a algún acontecimiento familiar, reunión de trabajo o cualquier otro compromiso por el caos aéreo.

En este sentido, se ha mostrado convencido de que lo lograrán, ya que tienen «un antecedente en 1998, cuando se produjo un caos aéreo no del alcance de éste, pero significativo en Semana Santa». En este momento, «la OCU interpuso una acción judicial y un recurso contencioso administrativo y ganó ambos», es más, «en el primero la OCU consiguió incluso el reconocimiento de los daños morales».