.

El perfil del fumador adolescente es «social», fuma cuando está en grupo y no habitualmente, según el Grupo Español de Cáncer de Pulmón

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Casi el 30 por ciento de los jóvenes españoles son fumadores, el 16,4 por ciento consume tabaco de manera esporádica y el 13 por ciento de los de 15 a 16 años lo hace diariamente, con una edad media de inicio de 13 años, según datos del Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP).

«El perfil del fumador adolescente es «social», fuma cuando está en grupo y no lo hace habitualmente, por lo que, con la llegada del fin de semana, esta tendencia se multiplica. Previsiblemente, la prohibición total de fumar en espacios cerrados de ocio como los bares, pub y discotecas limitará el hábito entre los jóvenes», ha explicado el jefe de Oncología del Hospital General de Valencia y miembro del GECP, Carlos Camps.

En este sentido, el GECP ha querido poner de manifiesto su respaldo al endurecimiento de la ley antitabaco, aprobada este martes en el Congreso de los Diputados. Así, este grupo de investigación recuerda que, a diferencia de otros tumores, el cáncer de pulmón es una «enfermedad evitable» porque está fuertemente vinculada al consumo de tabaco. De hecho el 85 por ciento de los nuevos casos de este cáncer se detectan en personas fumadoras, aseguran.

«Implantar políticas de prevención y concienciación destinadas a contrarrestar el hábito tabáquico temprano y la incorporación de la mujer al consumo habitual es fundamental porque no debemos olvidar que lo que hagamos hoy se traducirá en una reducción de incidencia dentro de 50 años», ha indicado el presidente del GECP y director científico del Instituto Catalán de Oncología de Badalona, el doctor Rafael Rosell.

Asimismo, el GECP ha detectado que el tabaco es el causante de la reducción en la edad media de incidencia del tumor, que habitualmente se produce en franjas de edad de entre los 60 y 70 años, y que durante los próximos años podría descender más, debido a la incorporación temprana de los jóvenes al hábito tabáquico.

PERJUICIOS PARA LOS FUMADORES PASIVOS

Por otra parte, los oncólogos del GECP también hacen hincapié en el grave perjuicio del tabaco para los fumadores pasivos que ven incrementado en un 20 por ciento su riesgo de cáncer por la exposición al humo ambiental.

«No se debe olvidar que el tabaquismo pasivo es la tercera causa de muerte en países desarrollados y se calcula que al año mueren 6.300 personas por inhalar humo ambiental producido por otros fumadores», explica el secretario del GECP y jefe de Oncología del Hospital General de Alicante, Bartomeu Massuti.

El humo ambiental es un tóxico que provoca consecuencias «muy graves» en los no fumadores, afirman. Y es que, según los expertos del GECP, el fumador pasivo inhala hasta cinco veces más cantidad de nicotina, alquitrán y monóxido de carbono que el propio fumador. «Hay que proteger a los menores del humo del tabaco –dice Massuti–, ya que cerca de un 67 por ciento de ellos queda expuesto más de una hora al humo ambiental del tabaco durante los fines de semana».