.

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

La Casa Mediterráneo y la Fundación Dieta Mediterránea han firmado este martes un convenio de colaboración con el objetivo de divulgar los valores de esta dieta entendida como «forma de vida», especialmente, entre los más pequeños.

Como explica a Europa Press el vicepresidente de la Fundación Dieta Mediterránea, Francisco Sensat, el origen etimológico de la palabra dieta proviene del griego y significa «forma de vida equilibrada». Por eso, tanto Sensat como la directora general de Casa Mediterráneo, Yolanda Garrido, coinciden en la necesidad de divulgar «el estilo de vida mediterráneo como una opción saludable».

Para ello y a través de este acuerdo, ambas instituciones pondrán en marcha un taller educativo que, bajo la dirección de supervisores especializados, recorrerá todas las provincias de España para hacer llegar a los escolares no sólo los valores alimenticios de la dieta mediterránea, sino también su cultura, su forma de compartirla y las técnicas agroalimentarias que se encuentran detrás.

«Comer en la dieta mediterránea es algo más que una necesidad. No sólo se disfruta de los alimentos, sino también a nivel de los sentidos y se comparte con amigos y familiares en un entorno agradable», explica el vicepresidente de la Fundación Dieta Mediterránea. «La dieta mediterránea es también un ritual social y una forma de vida», añade Garrido.

Por ello y como recuerda la directora general de Casa Mediterráneo, esta dieta fue declarada, el pasado noviembre, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la Unesco. «La dieta mediterránea tiene beneficios muy importantes, sobre los que a nivel mundial existe unanimidad», apunta Sensat.

«Es una forma -prosigue el experto- de prevenir las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y se ha demostrado que tiene una acción favorable sobre la incidencia de la obesidad. Por ello es importante seguir concienciando sobre sus beneficios, especialmente, a los niños».

Tras esta primera iniciativa de carácter nacional, Garrido adelanta que los talleres podrían dirigirse a otros países. El primero de ellos sería Marruecos y después Croacia y Chipre podrían seguirle en la lista. Aparte, el acuerdo también contempla la puesta en marcha de un «entorno de diálogo» de cara al Congreso Internacional sobre Dieta Mediterránea, que se celebrará en Barcelona en 2012.

En este sentido, Garrido explica que se tiene «previsto» realizar una reunión de expertos, que contará con la presencia de diferentes expertos de los países de la cuenca mediterránea y con la colaboración de los pertinentes ministerios con competencia sobre la materia.