.

)

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

La fibra de la dieta podría estar asociada con un menor riesgo de morir de enfermedades cardiovasculares, infecciosas y respiratorias, así como de un menor riesgo de mortalidad de cualquier tipo durante nueve años, según un estudio del Instituto Nacional del Cáncer en Rockville (Estados Unidos) que se publica en la revista «Archives of Internal Medicine».

Los expertos creen que la fibra, la parte comestible de las plantas que resiste la digestión, reduce los riesgos de enfermedad cardiaca, algunos cánceres, diabetes y obesidad. Se sabe que ayuda a los movimientos intestinales, reduce los niveles de colesterol en sangre, mejora los niveles de azúcar, baja la tensión, promueve la pérdida de peso y reduce la inflamación y se une a posibles agentes causantes de cáncer para aumentar la posibilidad de expulsarlos del organismo.

Los científicos, dirigidos por Yikyung, analizaron datos de 219.123 hombres y 168.999 mujeres del Estudio sobre Salud y Dieta de los Institutos Nacionales de la Salud-AARP de Estados Unidos. Los participantes completaron un cuestionario de frecuencia alimentaria al inicio del estudio en 1995 y 1996. Las causas de la mortalidad se determinaron mediante registros nacionales.

El consumo de fibra de los participantes se encontraba entre los 13 y los 29 gramos diarios en los hombres y entre los 11 y los 26 gramos por día en las mujeres. Durante una media de 9 años de seguimiento murieron 20.126 hombres y 11.330 mujeres. El consumo de fibra se asoció con un menor riesgo de mortalidad en hombres y mujeres.

La quinta parte de los hombres y las mujeres que consumían a diario más fibra eran un 22 por ciento menos propensos a morir que los que consumían las menores cantidades.

El riesgo de enfermedades cardiovasculares, infecciosas y respiratorias se reducía de un 24 a un 56 por ciento en los hombres y de un 34 a un 59 por ciento en las mujeres con mayores consumos de fibra. La fibra de la dieta procedente de cereales, pero no de otras fuentes como frutas, se asociaba con menores riesgos de mortalidad total por enfermedad cardiovascular, cáncer y respiratoria en hombres y mujeres.

Los autores señalan que estos descubrimientos continuaron siendo consistentes cuando se corrigieron posibles errores e incluso se intensificaron. Los investigadores señalan que las guías dietéticas estadounidenses recomiendan un consumo frecuente de frutas, vegetales y cereales integrales y consumir 14 gramos por 1.000 calorías de fibra dietética.