.

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

El uso de filtros para eliminar del agua partículas de calcio, magnesio y otro tipo de iones no mejora el eczema infantil, según el primer estudio de esta naturaleza que se realiza en el mundo y en el que han participado 336 niños entre los seis meses y los 16 años, que utilizaron esta técnica durante tres meses.

Más de un quinto de los niños en edad escolar tienen eczemas, además de uno de cada 12 adultos. Informes anecdóticos de algunos pacientes habían sugerido que el agua dura puede empeorar el eczema atópico. Asimismo, varias encuestas realizadas entre la población han sugerido un posible vínculo entre la prevalencia del eczema atópico y el grado de dureza del agua. Así, los filtros de agua se presentaban como un posible método simple y efectivo para aliviar a muchos niños con este problema.

Sin embargo, el trabajo «Softened Water Eczema Trial» (SWET), desarrollado por la Universidad de Nottingham y publicado el 15 de febrero en «PLOS Medicine», ha demostrado que no existen diferencias objetivas de resultados entre los niños que utilizaron agua filtrada en sus hogares y aquellos que no la habían empleado.

Esta investigación, que se publica también este miércoles en la revista especializada de la Health Technology Assessment, fue realizada por expertos del Centre of Evidence Based Dermatology, junto a expertos de la industria del agua.

Los autores reclutaron niños y familias que vivían en áreas con agua dura de Nottingham, Cambridge, Londres, la Isla de Wight, Portsmouth, Leicester y Lincoln. Participaron en el estudio, de 12 semanas, los niños con eczema atópico de moderado a grave, quienes fueron divididos en dos grupos: aquellos que tenían un filtro de agua en casa y aquellos que no.

El resultado sorprende incluso a los expertos. Según Hywel Williams, profesor de Dermato-Epidemiología e investigador principal de este estudio, su investigación ha demostrado «que el ezcema es más común en los niños de Primaria que viven en áreas con agua dura en Reino Unido, en comparación con los niños que viven en zonas con agua blanda».

«Nadie sabe realmente por qué, pero podría ser porque el agua dura contiene altos niveles de calcio y magnesio, que llevan a mayor uso de jabones que podrían actuar como irritantes de la piel. Podríamos haber sido más felices si hubiésemos demostrado un beneficio claro en el uso de filtros de agua. Sin embargo, ese no es el caso y tenemos que enfrentarnos a la verdad», afirma.

Según Williams, «aunque el resultado es decepcionante en términos de futuras opciones de tratamiento para niños con eczema, las conclusiones están muy claras». «Tanto quienes tomaron agua filtrada como los grupos de control mejoraron de la misma forma en este estudio cuando el ezcema fue medido objetivamente», señala.

«A pesar de esto, algunos padres siguen creyendo que el agua filtrada es útil para tratar el eczema y es importante darse cuenta de que otros beneficios de filtrar el agua en casa podrían ser importantes también para sus familias», concluye.