.

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

Los hogares españoles gastaron un total de 69.200 millones de euros en productos de consumo básico para el hogar -alimentación, bebidas, droguería y perfumería– durante el año 2010, lo que representa un ligero incremento del 0,4% respecto al año anterior, debido a que, si bien los precios bajaron una media del 1%, aumentó un 1,3% el número de productos o cantidades compradas.

En este contexto de «débil crecimiento», la hostelería redujo su facturación un 4,4%, mientras que el mercado de electrodomésticos elevó sus ventas un 5,3%, con un incremento destacable en la venta de televisores (+16,5%) y de ordenadores (+11,3%), según pone de manifiesto el Anuario Nielsen 2011.

El mercado español mantuvo una tendencia similar al europeo en el sector del gran consumo, al crecer ligeramente las ventas en volumen. Sin embargo, mientras que en Europa repuntaron los precios, en España bajaron por segundo año consecutivo.

El director general de Nielsen España, José Luis García Fuentes, indicó que las perspectivas para 2011 apuntan a un repunte de los precios, que cifró entre el 1% y el 2%, debido a la escalada de las materias primas y a que el sector de la distribución, tras asumir la subida del IVA, no puede «aguantar» una nueva reducción de márgenes.

En 2010, casi todos los sectores del gran consumo registraron un comportamiento positivo en ventas respecto al año anterior, salvo las bebidas no alcohólicas, que cayeron un 2,5%. Por su parte, la alimentación seca creció un 1,3%; los productos frescos, un 0,2% y la droguería, un 0,2%, en tanto que los productos de perfumería, bajaron un 0,1%.

SE FRENA EL CRECIMIENTO DE LA MARCA BLANCA.

El estudio destaca que los hogares españoles vuelven paulatinamente a aumentar su consumo, cubriendo sus necesidades con una cesta más barata. En este contexto, la marca de la distribución siguió ganando cuota de mercado, hasta representar un tercio del gasto en productos de gran consumo –concretamente un 33,1%, frente al 31,9% de 2009–, aunque, según Nielsen, el ritmo de crecimiento fue al menos un punto inferior al de años anteriores.

Al cierre del año, las marcas blancas concentraban el 46,9% del gasto en productos de droguería y limpieza y el 38,8% en alimentación, mientras que en perfumería e higiene personal este tipo de enseñas tiene una penetración del 19,9% y en bebidas, del 18,2%.

En cuanto a la evolución de los establecimientos, sólo creció el número de grandes supermercados (+3%) y de formatos «discount» (+1%), mientras que los hipermercados y el resto de supermercados mantuvieron su red y las tiendas de perfumería y droguería la recortaron en un 5%.

Igualmente, continúa descendiendo el número de comercios tradicionales, con un retroceso del 3,9% en 2010, hasta un total de 41.466.

IMPACTO DE LA LEY ANTITABACO.

Por otro lado, el mercado de la hostelería registró un retroceso en valor del 4,4%, hasta 21.000 millones de euros, y del 3,2% en volumen (número de consumiciones), según Nielsen, cuyo director anticipó un «impacto» del endurecimiento de la Ley Antitabaco este año. «El horizonte no se presenta muy halagúeño en cuanto a tendencias en este sector», remarcaron los responsables del estudio.

Respecto al mercado de electrodomésticos, tras varios años negativos, la introducción de las nuevas tecnologías y el descenso de los precios ha contribuido al cambio de tendencia. La facturación creció un 1,7% y el volumen de ventas un 5,3%, tras bajar los precios una media del 3,4%.

Los grandes dinamizadores de este mercado fueron los segmentos de imagen y sonido y la informática, con productos «estrella» como los decodificadores de TDT, cuyas ventas aumentaron un 35,5% gracias al apagón analógico; los televisores, con un crecimiento del 16,5% gracias a factores como su abaratamiento (-8%) y la coincidencia con el Mundial de Fútbol de Sudáfrica; y los ordenadores, que incrementaron sus ventas un 11,3%.