.

MADRID, 02 (EUROPA PRESS)

Dos de cada tres adultos en España padecen caries a causa del desgaste del esmalte que se produce por muchos factores pero sobre todo por los ácidos que contienen ciertos alimentos y bebidas, según advierte Listerine, que insiste en la importancia de restaurar el esmalte, devolviéndole los minerales perdidos y fortaleciendo los dientes.

Según explican los expertos, la tarea principal del esmalte es proteger los dientes frente a las agresiones externas. «Debido a su alto contenido en minerales», señalan, «el esmalte es vulnerable a los ataques ácidos, que pueden causar su desmineralización».

Cuando pasa esto, el diente se queda sin su protección, el esmalte se hace poroso y se forman pequeños orificios por los que las bacterias entran, causando problemas dentales como la formación de caries. Los hábitos bucales «incorrectos», como cepillarse los dientes demasiado tiempo o demasiado fuerte, también influyen en su desgaste.

Los primeros síntomas para detectar si el esmalte se está desgastando, es que los dientes se vuelven más sensibles y aparece una ligera decoloración que se hace visible a través de manchas amarillas. «Si no se hace nada para tratarlo en su fase inicial, los dientes se pueden volver transparentes y más vulnerables a la caries», alertan.

Para evitarlo, los dentistas recomiendan, tras tomar alimentos o bebidas ácidas, enjuagarse la boca con agua y esperar 30 minutos antes de cepillarse los dientes. También, aconsejan ingerir bebidas ácidas o azucaradas con una pajita para evitar el contacto con los dientes y tomar un vaso de leche o queso después de las comidas.

En este contexto, Listerine lanza su nuevo producto «Cuidado Total Reparador Esmalte». Se trata de una fórmula «única» compuesta por cuatro aceites esenciales y flúor, que restaura y repara el esmalte dental, para una protección total contra la caries.

Según asegura la compañía, estudios clínicos han demostrado que, gracias a su contenido en flúor, devuelve al esmalte dental los minerales perdidos, fortaleciéndolo y protegiéndolo eficazmente contra las agresiones externas. Además, se ha comprobado que desde el primer uso elimina el 97 por ciento de los gérmenes, que el cepillado no elimina, desde el primer uso.