.

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

Cerca del 40 por ciento de la población española entre 35 y 74 años padece hipertensión arterial, según han explicado los expertos reunidos en la 16ª Reunión de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA) celebrada en Barcelona, con la colaboración de AstraZeneca.

En el encuentro, se ha insistido que se trata de una enfermedad difícil de controlar debido, en ocasiones, a la falta de síntomas que presenta el paciente.

«Al no producir ninguna molestia, los pacientes tienden a ignorar las cifras altas de tensión, por lo que es fundamental que los hipertensos se conciencien de los problemas que pueden surgir y acudir al médico para prevenirlos», ha señalado el director del Programa de Investigación en Procesos Inflamatorios y Cardiovasculares del Instituto Municipal de Investigación Médica de Barcelona, Jaume Marrugat.

En esta dirección, y con el fin de evitar factores de riesgo como la hipertensión o el colesterol, algunos de los más frecuentes en la población, el experto ha enumerado las pautas principales que deberían seguir los españoles. Primeramente, ha recordado la necesidad de prevenir el inicio del hábito tabáquico entre los más jóvenes y facilitar todo el apoyo farmacológico y psicológico a aquellos que deseen abandonarlo.

«En segundo lugar, es clave que, desde la infancia, se aprenda la importancia de practicar ejercicio de forma regular; no hace falta convertirse en un corredor de maratón, basta con encontrar la actividad física más adecuada a tu edad, sexo y condición u optar por caminar en lugar de coger el metro», ha apuntado.

Asimismo, Marrugat ha recomendado elegir siempre aquellos alimentos más beneficiosos que ayuden a mantener un peso ideal, así como vigilar la presión arterial, el colesterol y el azúcar en sangre con la periodicidad que sugiera el médico. «En caso de que se necesite tratamiento, habrá que cumplirlo escrupulosamente», ha matizado.

Por último, este especialista ha valorado muy positivamente la nueva ley de prohibición del tabaco en lugares públicos y ha recordado otras pautas que se deberían poner en marcha. «Aún quedan por implantar medidas como el abaratamiento de los componentes de la dieta tradicional mediterránea, ya que nuestro grupo de investigación ha demostrado que es más cara que realizar comidas rápidas», ha concluido.