.

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

Una revisión internacional del Grupo Cochrane de diferentes ensayos clínicos ha demostrado que, en contra de lo que se pensaba, los suplementos de selenio no ofrecen ningún efecto protector contra el melanoma o el cáncer de próstata. De hecho, han visto indicios de que su consumo continuado podría tener incluso efectos tóxicos.

Así se desprende de un análisis de la literatura médica en busca de estudios que analizasen los efectos positivos o negativos de la ingesta de selenio, un antioxidante presente en muchos alimentos. En total, se tuvieron en cuenta 49 estudios observacionales y seis ensayos controlados y aleatorizados.

Los datos de los estudios observacionales avanzaron que, en contadas ocasiones, algunas personas podían tener menos riesgo de desarrollar cáncer con una ingesta de alimentos con niveles de selenio más elevados, un efecto protector que era ligeramente mayor entre los hombres.

Sin embargo, y según apunta la doctora del Instituto de Investigación Interdisciplinar en Salud de Berlín (Alemania) Gabriele Dennert, autora de esta investigación internacional, “estos resultados tienen limitaciones porque los datos proceden de una amplia variedad de ensayos y es difícil resumir sus hallazgos”.

En este sentido, cuando se analizaron los ensayos más controlados, se observó como “cualquier atisbo de beneficio desaparecía”. De hecho, los resultados de los estudios “Nutritional Prevention of Cancer Trial” y the “Selenium and Vitamin E Cancer Prevention Trial” muestra los posibles efectos nocivos del consumo continuado del selenio.

Los investigadores creen que es necesario realizar nuevas investigaciones centrándose en los efectos del selenio en el cáncer de hígado, así como en las posibles diferencias de género que se han mostrado en los estudios observacionales.

“No obstante, no hemos podido encontrar ninguna evidencia para recomendar el consumo regular de suplementos de selenio para la prevención del cáncer”, dice Dennert.