.

PAMPLONA, 19 (EUROPA PRESS)

Una investigación llevada a cabo por el departamento de Medicina Preventiva de la Universidad de Navarra demuestra que un mayor consumo de huevo no se asocia con un incremento del riesgo cardiovascular.

En un comunicado, el centro ha informado de que este trabajo ha analizado, durante seis años, la dieta, el estilo de vida y las enfermedades que sufrían 14.185 voluntarios adultos jóvenes e inicialmente sanos a quienes se realizaron repetidas valoraciones durante el transcurso del seguimiento prospectivo.

Según la doctora Itziar Zazpe, «muy pocos estudios han evaluado hasta ahora la relación entre el consumo de huevo y la incidencia de problemas cardiovasculares». «Los que existen se han llevado a cabo en EEUU y en Japón, y salvo en personas diabéticas, no han encontrado que este alimento se asocie a mayor riesgo cardiovascular», ha afirmado.

A pesar de esto, ha destacado, «diversos organismos han recomendado restringir su consumo». «Nuestro estudio es el primero que demuestra esta inocuidad en un país europeo», ha apuntado.

Como consecuencia de algunas recomendaciones contrarias, el consumo de huevos descendió en España de las 300 unidades por persona y año en 1987 a 191 unidades en 2007. En este sentido, la investigadora subraya que este alimento «es la principal fuente de colesterol dietético en nuestra alimentación, con 200 mg. por unidad, pero al mismo tiempo aporta proteínas de alta calidad».

«Es completa, barata, de baja densidad energética, e incluye otros nutrientes que podrían reducir el riesgo cardiovascular, como varias vitaminas del grupo B, ácido fólico y minerales», ha asegurado.

El estudio, desarrollado en la Facultad de Medicina, comprendió una extensa y completa valoración basal de los hábitos alimentarios, junto con el consumo de huevo, así como sucesivas evaluaciones prospectivas de nuevos diagnósticos médicos de eventos cardiovasculares.

La experta ha precisado que «por problemas cardiovasculares, se entendía tanto que el voluntario hubiera sido diagnosticado médicamente de un infarto de miocardio, un ictus (accidente cerebrovascular), se le hubiera realizado un bypass u otro procedimiento de revascularización coronaria. Todo ello verificado por el panel de médicos del proyecto».

TRES HUEVOS POR SEMANA

El equipo de investigadores, dirigido por Miguel Ángel Martínez-González, catedrático de Medicina Preventiva de la Universidad de Navarra, estimó un consumo medio semanal de tres huevos por persona. En opinión de Itziar Zazpe, «estos resultados confirmaron que los participantes que consumían cuatro o más huevos de gallina por semana no tenían más riesgo de sufrir un problema cardiovascular que aquellos que tomaban menos de uno a la semana».

Este hallazgo sugiere, para la profesora del Grado en Nutrición Humana y Dietética, que la lucha contra las enfermedades cardiovasculares debería orientarse más hacia la promoción de hábitos de vida saludables.

En concreto, ha abogado por «cambios fundamentados por la epidemiología -como el abandono del tabaco, la práctica de ejercicio o el mantenimiento del peso correcto-, en lugar de seguir empeñándose en limitar el consumo de huevos, como se ha aconsejado en ocasiones, quizás por basarse exclusivamente en el contenido químico de este alimento, sin tener en cuenta la evidencia epidemiológica».

Los voluntarios del estudio, publicado recientemente en la revista «European Journal of Clinical Nutrition», son graduados de la Universidad de Navarra y de otras universidades que conforman la cohorte SUN (Seguimiento Universidad), integrada por más de 20.000 personas. Gracias a ellos se han podido constatar relaciones entre la dieta mediterránea y la incidencia de enfermedades cardiovasculares.

El proyecto ha sido financiado por el F.I.S. (Instituto de Salud Carlos III), el Gobierno de Navarra y otras entidades financiadoras públicas, y no ha contado con ninguna financiación de la industria alimentaria, según sus responsables.