.

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Los cálculos en el riñón o litiasis urinaria es uno de los principales motivos de consulta al urólogo. Además, con la llegada del verano y el aumento de las temperaturas, el número de visitas por piedras en el riñón aumenta debido a un mayor riesgo de deshidratación, de ahí que los expertos recomienden beber mucho líquido (entre 2,5 y 3 litros al día) y seguir una dieta variada baja en sal, en proteínas de origen animal e hidratos de carbono.

El calor favorece la sudoración y, por lo tanto, la deshidratación, lo que aumenta la saturación de ciertas sales en orina que predisponen o aumentan el riesgo de padecer una litiasis urinaria. De hecho, diversos estudios demuestran un aumento de los episodios de cólicos renales atendidos en servicios de urgencias en la época estival lo cual repercute en un aumento de las consultas especializadas», explica el coordinador del Grupo de Litiasis de la Asociación Española de Urología (AEU), Juan Antonio Galán Llopis, durante el LXXVI Congreso Nacional de Urología.

Y es que, aunque la formación de piedras tiene un origen multifactorial, la dieta y el estilo de vida son dos factores determinantes a tener en cuenta. Esta tendencia es mucho más marcada en los países con mayor nivel socioeconómico como es el caso de España, donde cada vez más se consume alimentos ricos en grasas saturadas y en los que, además, el ritmo de vida no favorece la práctica regular de ejercicio físico.

De hecho, de seguir esta tendencia, se estima que en los próximos veinte años el número de casos de piedras en el riñón se duplicarán; patología que, en la actualidad, afecta a más de dos millones de españoles.

Asimismo, la relación entre dieta y litiasis es mucho más directa en pacientes con síndrome metabólico. «A falta de datos concluyentes, se sabe que las personas obesas, que además presentan otras complicaciones como diabetes, hipertensión hipercolesterolemia, son más propensas a la formación de piedras en el riñón producidas por el ácido úrico y en menos grados de otros tipos como de oxalato cálcico», aclara Galán Llopis.

ATLAS PRÁCTICO DE UROLITIASIS

Con el fin de facilitar su diagnóstico y ofrecer el tratamiento más adecuado, la AEU trabaja en la actualidad en un Atlas de urolitiasis de fácil y rápida consulta, que estará disponible a partir de enero de 2012 en la web de la Asociación (www.aeu.es).

«El proyecto, que cuenta con la colaboración de laboratorios Ferrer, tiene como objetivo ayudar a todos aquellos profesionales involucrados en la atención y el tratamiento de esta patología a identificar de manera sencilla, clara y visual los diferentes tipos de cálculos», explica el doctor Galán, que también es su coordinador.

Así, mediante imágenes de las diferentes clases de piedras, acompañadas de una breve explicación de las mismas, el Atlas aportará información muy esquemática sobre los factores que inducen su formación, las características más relevantes y el tratamiento recomendado para cada caso.