.

BAEZA (JAÉN), 2 (EUROPA PRESS)

El doctor veterinario y presidente de la Asociación Micológica Lactarius de Jaén, Juan de Dios Reyes, ha señalado que el síndrome ciclopeptídico –intoxicación por setas tóxicas que afecta la hígado– es el que más muertes origina en España. Según Reyes, «el pasado año hubo entre diez y quince intoxicaciones de este tipo en todo el país, con algunas muertes en Navarra, Madrid y Extremadura».

El experto, que ha participado en el encuentro «Curso avanzado de micología» celebrado en la sede Antonio Machado de Baeza (Jaén) de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA), ha explicado que este síndrome «lo desencadena fundamentalmente la amanita, algunas especies del género galerina, lepiota y algunas del género pholiotina».

Según el presidente de la Asociación Micológica Lactarius, «este esta es la sintomatología grave más frecuente, y provoca fundamentalmente diarreas y afecciones hepáticas».

Sin embargo, las intoxicaciones que más se dan según Reyes son las de un corto periodo de incubación, con cuadros de diarrea y vómitos. En estos casos, cuenta el experto, «por muy aparatosos que sean los síntomas no son de gravedad a no ser que se trate de personas debilitadas, ancianos, o afectados por otros trastornos».

Según el experto, además de las intoxicaciones tradicionales, existe un miscetismo emergente, es decir, nuevos síntomas relacionados con el consumo de setas. Este es el caso, explica Reyes, de la seta Tricholoma equestre, «un hongo que tradicionalmente se ha consumido sin problemas y que, recientemente se ha descubierto que provoca rabdomiolisis, una enfermedad que afecta al sistema muscular con resultado de muerte». El experto ha desvelado que incluso «actualmente está prohibida la comercialización de esta seta en toda Europa».

Por otro lado, Juan de Dios Reyes ha comentado la existencia de nuevas aportaciones en cuanto a la toxicidad de setas que se han considerado muy buenas comestible. Tal es el caso de las morchelas. Según el experto, «consumidos en estado fresco y en grandes cantidades, estos hongos provocan trastornos nerviosos con vértigos, mareos, inestabilidad, malestar general».

En cuanto al caso concreto de Andalucía, Juan de Dios Reyes asegura que en la comunidad «se dan pocos casos de intoxicación por setas». Según el experto, esto se debe a que «Andalucía ha si tradicionalmente algo micófoba, es decir, no posee una gran tradición en cuanto al consumo de hongos».