.

MADRID, 02 (EUROPA PRESS)

Después del período vacacional, algunas personas se ven afectadas por malestar físico y psicológico al volver al trabajo, por lo que se recomienda percibir el trabajo como un apartado de la vida en el que hay que destacar y realizarse y no verlo como algo negativo, según explica el profesor de Psicología de la Universidad CEU San Pablo (Madrid), Fernando Miralles Muñoz.

La patología social comúnmente conocida como síndrome postvacacional, “afecta cada vez a más personas y la verdadera causa del problema estriba en la percepción del trabajo como algo negativo” asegura el experto, quien también explica que “si el trabajo que se realiza es estimulante o las relaciones con los compañeros son positivas, su duración es menor”.

Los síntomas de este problema se pueden divivir en físicos y psicológicos. Entre los físicos destacan el cansancio, la fatiga, la falta de apetito, los dolores musculares, los dolores de cabeza y las molestias en el estómago. Por lo que respecta a los síntomas psicológicos lo más importantes son: la tristeza, la irritabilidad, la falta de concentración y una gran falta de interés por el trabajo.

Según el profesor, “existe una serie de factores precipitantes que favorecen la aparición del síndrome”. En primer lugar muchas personas realizan una ruptura drástica de las vacaciones, algo negativo pues de ese modo cuando se regresa al trabajo el reloj biológico todavía está descompensado.

Por otro lado, las personas que no están conformes con su puesto de trabajo son más propensas a sufrir el estrés posvacacional, ya que tienen una predisposición negativa a trabajar. Por último, tienen mayor posibilidad de generar estrés posvacacional las personas que han tenido algún problema en el trabajo justo antes de irse de vacaciones, por el miedo a que al volver permanezca ese problema.

Ante estos factores que propician la aparición del síndrome, Miralles aconseja “regresar de las vacaciones un par de días antes para ir adaptando el reloj biológico al horario laboraal y tener muy presente que el trabajo es un apartado esencial de la vida en el que hay compañeros que se vuelven a ver y proyectos laborales y personales que realizar”.

Asimismo, se recomienda realizar trabajos de poca intensidad e ir adquiriendo el ritmo de trabajo de manera progresiva.