.

VALENCIA, 05 (EUROPA PRESS)

Los doctores del servicio de Endocrinología del Hospital Universitari i Politècnic La Fe recomiendan una dieta variada, baja en calorías, equilibrada y alejada de la monotonía para sobrellevar mejor la crisis postvacacional, un breve periodo de apatía que se produce como consecuencia de la vuelta a la rutina tras las vacaciones de verano.

Así lo ha explicado este domingo la Generalitat en un comunicado, en el que ha detallado que este síndrome provoca que el rendimiento físico y psíquico de las personas sea menor de lo habitual hasta que consiguen volver a adaptarse.

La doctora Katerine García ha subrayado que la vuelta de las vacaciones supone un buen momento para idear nuevos platos en la cocina, aunque ha precisado que la dieta “para bajar peso” durante el periodo postvacacional “no debe ser una imposición, un castigo, sino un nuevo e ilusionante hábito de vida”.

García ha explicado que muchos de los pacientes presentan un exceso de peso y problemas asociados al mismo tras el periodo estival, sobre todo las personas de mediana edad, debido a que durante el verano “podemos ganar peso si no cuidamos nuestra alimentación, ya que se puede abusar de los helados, que si son cremosos tienen muchas calorías; así como de los frutos secos, las bebidas alcohólicas y sobre todo de las comidas “precocinadas” y fuera de casa, que en general son hipercalóricas”, ha subrayado.

Frente a esta situación, recomienda adoptar una actitud positiva, evitando “poner parches al problema de salud” que supone el sobrepeso. “Esto se consigue aprendiendo a comer sano, no solo haciendo una dieta cerrada, con la que es muy fácil aburrirse y, por tanto, abandonarla”, ha señalado la endocrinóloga.

La pérdida de los hábitos alimenticios durante el verano “implica en el fondo” un incorrecto aprendizaje de los mismos, por lo que la galena considera como “fundamental” la educación general del paciente para darle a conocer los conceptos básicos sobre alimentación saludable.

Según García, este trabajo “no se puede hacer en un solo día”, sino que requiere varias sesiones, por lo que en la primera consulta se elabora una dieta “cerrada” que se le entrega al paciente “como guía hasta que aprende la dieta saludable, que él mismo es capaz de elaborar”.

La endocrinóloga señala la práctica de una dieta equilibrada hipocalórica y de ejercicio físico de forma regular como las principales recomendaciones para combatir la obesidad y mantener un buen estado de salud, al tiempo que favorecen la adaptación a la rutina después de los “excesos” del verano.