.

SEVILLA, 14 (EUROPA PRESS)

Los co-presidentes del «XLI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Nefrología», Carlos Fernández Andrade y José Antonio Milán, respectivamente, han admitido este viernes en Sevilla que el envejecimiento de la población, debido al aumento de la esperanza de vida, está empujando el tratamiento actual de la enfermedad renal crónica hacia la prevención primaria.

En rueda de prensa para informar de los contenidos de este congreso, que se celebrará en Sevilla hasta el próximo martes y que prevé reunir a más de 1.200 nefrólogos, ambos especialistas han reconocido la carga social y económica «tan brutal» que supone este aumento de la población envejecida, «lo que hace que la gente entre más en diálisis».

De hecho, han anunciado que, según el estudio EPIRCE, que se presentará también en este congreso, la enfermedad renal crónica ya supone en la actualidad «un verdadero problema sanitario, social y económico», puesto que un 10 por ciento de la población padece este problema, además de que 1.039 pacientes por millón de población están ya en tratamiento renal sustitutivo (ya sea hemodiálisis, diálisis peritoneal y trasplante).

En Andalucía, han concretadom, son más de 8.400 personas las que están en tratamiento renal sustitutivo, con un incremento progresivo en los últimos años de los mayores de 75 años, según los datos del Registro de Pacientes Renales del Sistema de Información de la Coordinación Autonómica de Trasplantes de Andalucía (SICATA), sobre una población de 8,3 millones de andaluces.

En cuanto a los distintos tipo de tratamiento y su casuística, han detallado que la propia la Sociedad Española de Nefrología tiene contabilizados a más de 48.000 personas en tratamiento sustitutivo renal –1.039 personas por millón de habitantes–, de las cuáles el 48 por ciento está en hemodiálisis, el cinco por ciento en diálisis peritoneal y el 47 por ciento en trasplante renal.

CAUSAS DE ESTA ENFERMEDAD

Según estos especialistas, la diabetes mellitus es la causa más frecuente de enfermedad renal terminal en España entre los 45 y 75 años de edad, si bien este problema (la diabetes), también se asocia

a la obesidad y la hipertensión. De hecho, ha aclarado que estos tres indicadores son los biomarcadores «más usados» en la actualidad para conocer si se va a tener la enfermedad, «que al final lleve al paciente a diálisis».

No obstante, han resaltado que los especialistas en la materia están trabajando en la búsqueda de biomarcadores más precoces, por encima incluso de los de diabetes, obesidad y hipertensión. «Buscamos biomarcadores tan precoces para llegar a saber incluso si va a existir la enfermedad en una persona incluso, ante de que la tenga», han enfatizado estos expertos, quien ha aludido «al campo de la genética».

En cuanto a los tratamientos, la diálisis peritoneal se mantiene en cifras inferiores al 13 por ciento, siendo la modalidad de tratamiento menos utilizada (en menos del 5% de los casos), aunque sea la más costo-eficiente, tal y como reconocen desde la propia revista de esta sociedad médica.

OTROS TEMAS DEL CONGRESO

Finalmente, han destacado que a lo largo de este congreso también se celebrarán tres cursos pre-congreso, una decena de simposios, cinco conferencias y cuatro controversias, además de 102 comunicaciones orales, 413 póster y 24 e-posters.

Los cursos están dedicados a la nutrición en la enfermedad renal crónica, a las técnicas de imagen en Nefrología y al trasplante renal de vivo. Entre los simposios, destacan los dedicados a la nefropatía crónica del injerto renal, a la inflamación en la enfermedad renal crónica, a la biotecnología y bioingeniería en hemodiálisis, a los avances en la patogenia y tratamiento de las glomerulonefritis crónicas, y a los avances fisiopatológicos en el daño vascular y renal.